El billete de 50 pesos con el Ajolote ya es una pieza escasa en el mercado que ha aumentado exponencialmente su valor y lo ha colocado en tendencia para los coleccionistas quienes pueden ofrecer hasta 900 mil pesos por el ejemplar.

Se trata del billete que tiene en su imagen al ajolote y que por tal razón cuenta con un valor mucho más elevado que el que debería pues para los coleccionistas se trata de una reliquia.

Y es que hay que recordar que últimamente se ha vuelto muy popular la compra y venta de dinero por una cantidad mucho mayor al de su denominación.

Lo anterior, debido a que los errores o características de impresión los hacen sumamente valiosos para el ojo de los coleccionistas. Tal es el caso del billete de 50 pesos por el que entregan hasta 900 mil.

Billete de 50 con el ajolote que vale 900 mil pesos

Por medio de Mercado Libre fue como el billete de 50 pesos con la impresión del ajolote se volvió viral, esto debido a que el propietario pide que le entreguen hasta 900 mil por esta pieza.

De hecho, este billete tiene un número de folio único y, es que pertenece a la familia AC, situación que llamó mucho la atención entre los internautas, ya que los objetos más buscados de esta índole son los AA y AB, por lo que algunos consideraron que era una suma muy grande la que estaban pidiendo.

Puedes leer: Por este error, tu billete de 50 pesos se vende en 500 mil pesos pero…

Pese a ello, el propietario del billete de 50 pesos con el ajolote, mantiene las esperanzas de que alguien le entreguen los 900 mil, pues además la pieza se encuentra en perfecto estado, situación que le da un punto a su favor, por lo que coleccionistas se mantienen al pendiente de dicho objeto y poder adquirirlo.

Es importante recalcar que hay ciertas características a considerar si cuentas con un billete o moneda que sea una pieza única y que quieras venderla.

Ya que uno de los mayores factores para aumentar su precio es el número de folio, pues los pertenecientes a la familia AA y AB son los más buscados, pues fueron de los primeros impresos y que no se pusieron en circulación por el Banco de México, además de checar a la perfección  el estado de dicho papel moneda.