La comodidad y los malos hábitos en materia financiera son algunos de los obstáculos más grandes en la senda hacia la libertad financiera y el emprendimiento de tu propio negocio.

El empresario mexiquense Jorge Monsalve dice que es importante dejar esta “zona de confort” que te mantiene en una oficina con una salario limitado y para ello es necesario pensar en la diversificación, es decir, hay que entender que se pueden tener ingresos por varias vías y no sólo a través de tu cheque quincenal.


“Cuándo digo mil… Existen miles o millones de opciones para seguir generando estos ingresos extra, pero lo fácil es salir, trabajar y ya no enfocarte más. Obvio, cuando quieres más, generas más, pero también tienes que trabajar más, tienes que desvelarte, tienes que levantarte más temprano o tienes que poner atención a estas cosas”

Jorge Monsalve

Empresario

Los sueldos de empleos formales generalmente están limitados sin importar que se trate de un excelente empleado, a menos que se trate de un esquema de bonos que te permita tener más ingresos por obtener algunos resultados.

“No todo el mundo quiere pagar el precio. Lo más sencillo y lo más fácil es estar en tu zona de confort. Llegar, yo resuelvo, cumplo con mi trabajo, recibo mi sueldo, y punto. Pero, literal, puedes hacer mucho, puedes invertir en bolsa, en Bitcoin, vender en línea, vender en la calle. Opciones hay. Son infinitas, creo yo, para generar otros ingresos”, expone.

Para lograr estas metas del emprendimiento el ahorro es importante pero sobre todo la diversificación, encontrar varios ingresos y no sólo el de la oficina, advierte.

“Mucha gente te dice que tienes que cuidar tus gastos fijos. Sí. Es algo importante cuando empiezas un negocio pero no debes de ahorrar porque te estás enfocando nada más en cuidar tu zona de confort, cuando lo importante es cómo seguir generando cuando vas creciendo. Yo creo que no es un tema de ahorro, sino más bien de una buena inversión”, expresa Jorge Monsalve.

Al respecto, Juan Luis Ordaz, director de Educación Financiera de Citibanamex, considera que la formación financiera en México se limita constantemente a la administración de los recursos.

“El primer elemento es cómo se generan los ingresos, el segundo elemento es cómo se administra. La mayoría de lo que te enseñan es precisamente el segundo, cómo administrar lo que tienes, cómo ahorrar, cómo reducir gastos y demás, pero a veces no se habla de cómo generar ingresos, cómo los niños incluso pueden empezar a emprender, lo pueden empezar a hacer con elementos muy sencillos”, explica el especialista de Citibanamex.

Considera que es importante comenzar a sembrar la semilla del emprendimiento de los niños, y ello se puede lograr a través del juego. Así se les pueden enseñar fórmulas del ahorro y sobre todo del emprendimiento.

“Hay muchas formas en la que los pequeños pueden empezar a aprender. También en artesanías, va a depender del lugar donde las personas vivan, hacer galletas, además de que se está fomentando la creatividad y muchos otros elementos que se pueden estar trabajando, para que los niños sepan cómo se gana el dinero”, afirma.

Con esta formación, los niños tendrán elementos sólidos en su vida de adultos y evitarán posibles escenarios en los que ya como adultos no sepan cómo enfrentar alguna crisis e incluso se les dificulte tener finanzas sanas. Los niños tienen que aprender que con una inversión pueden tener más y más dinero.

“El siguiente elemento es cómo se multiplica el dinero. Con eso me refiero a la inversión, de acuerdo con los estudios que tenemos de inclusión financiera, la encuesta nacional, solamente cuatro de cada 100 personas en México que tienen cuenta ya invierten su dinero. Es importante trabajar todos estos temas con los niños, se puede hacer todo esto con juego”, explica Juan Luis Ordaz.


De no ofrecer la educación adecuada, sobre todo en los hogares, los niños en el futuro podrán formar parte de las estadísticas que refieren que nueve de cada 10 personas no les gusta el trabajo que desempeñan. Es decir, lo hacen sólo para sobrevivir o por la remuneración

“Si la introducción no es la adecuada (en el mundo de las finanzas y el trabajo), va a ocurrir exactamente lo mismo, se va a generar, se va a quedar en el subconsciente la idea de que trabajar es malo. Entonces, otro de los malos hábitos es cómo se introduce al trabajo, y la forma de introducir a los niños al trabajo es con todas las actividades que se asignan a los niños y se les debe de involucrar también, se les puede involucrar con el juego, se les puede involucrar con el ejemplo, con acciones donde se involucre desde luego a los padres”, expone.

También puedes leer: Hambre de emprender de la generación Z