¿Te imaginas trabajar cuatro días y descansar tres? ¿Qué harías con el tiempo libre que te otorgaría un día más de descanso? El trabajo a distancia, el despido masivo de trabajadores derivado de la crisis económica provocada por la pandemia de Covid-19 y la evolución digital han puesto en el reflector un debate a nivel internacional en torno al necesario cambio del paradigma laboral actual: recortar a cuatro días la semana laboral.

Centros de innovación e investigación de cultura laboral y empresas multinacionales de software han planteado y tratado de implementar semanas laborales más cortas, con el objetivo de incrementar la productividad entre sus trabajadores y bajo el supuesto de que esta medida podría impulsar el turismo nacional e incluso disminuir el impacto ambiental.

Una de las principales razones que presentan los organismos que defienden este nuevo esquema, como la unión de trabajadores británicos conocida como TUC, es que la productividad de los empleados disminuye cuando tienen una jornada laboral prolongada, así lo detalla un estudio del departamento de economía de Stanford publicado en 2014.

6

días es el periodo promedio de vacaciones de los trabajadores mexicanos

Otro ejemplo está en Alemania, en donde el sindicato más grande de trabajadores de ese país “IG Metall” propuso en agosto pasado disminuir la jornada laboral de cinco a cuatro días a la semana con el objetivo de limitar la pérdida de empleos en el sector automotriz por la crisis provocada por el COVID-19.

Pero quizá quien ha llegado más lejos en torno a esta propuesta es la subsidiaria de Microsoft en Japón en donde el año pasado establecieron durante todo agosto una prueba en la que redujeron la semana laboral y aumentaron el fin de semana a viernes, sábado y domingo.

En este ejercicio se comprobó que la productividad de los trabajadores aumentó en 39 por ciento comparada con el mismo mes de 2018, además de notar la disminución de las juntas al implementar un límite de 30 minutos e impulsar la comunicación remota.

Existe también una demanda no atendida por parte de los trabajadores que desean semanas laborales de cuatro o menos días, de acuerdo con la encuesta elaborada por Workforce Institute at Kronos a tres mil trabajadores de ocho países incluido México en 2018.

Menos trabajo, meta lejana en México

Aunque esta podría ser una discusión relevante, hasta el momento parece lejana de abordar en México toda vez que la mayoría de los empleados del país trabajan en condiciones de bajos salarios, sin seguridad social y con jornadas laborales de más de 48 horas a la semana.

“El contexto mexicano implica muy bajos salarios, más o menos 62 por ciento de las personas ocupadas no tienen un ingreso suficiente para poder comprar ni siquiera dos canastas básicas alimentarias, eso significa casi 30.5 millones de personas. La discusión de más o menos días de trabajo tendría que darse en un marco de cumplimiento al derecho al trabajo digno”, asegura María Ayala López, coordinadora de investigación de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

71.7

millones de personas en México no tienen acceso a seguridad social

Aproximadamente 71.7 millones de personas en México no tienen acceso a seguridad social, que representa 53.7 por ciento de la población y 38.7 por ciento tienen ingresos laborales que no cubren el costo de la canasta básica, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de Política de Desarrollo Social (Coneval).

Además, la pandemia incrementó la precarización de los empleos en el país, advierte Ayala López.

Entre junio y julio se contaron a 4.4 millones de personas desempleadas, “descansadas” sin goce de sueldo o que no podían salir a buscar trabajo por la contingencia sanitaria; y la mayor recuperación laboral ha ocurrido en el sector informal, advierte la Encuesta de Seguimiento de los Efectos del COVID-19 en el Bienestar de los Hogares Mexicanos elaborada por el Instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE).

propuesta de disminuir los días laborales adquirió relevancia luego de que Carlos Slim, dueño de Grupo Carso y América Móvil, planteó establecer esquemas de tres días de trabajo con el objetivo de poder generar espacios para las personas desempleadas y aumentar la edad de jubilación a 75 años.

Aunque esta propuesta también busca un aumento en la productividad de los trabajadores mexicanos, su principal enfoque está en disminuir la tasa de desempleo que creció con la crisis económica generada por la parálisis de diversos sectores desde la llegada de la pandemia de COVID-19 en el país.


Claro que parte de una cultura empresarial distinta, que además esta emergencia sanitaria y laboral hace pertinente una nueva cultura laboral entre las y los empleadores (...) y por supuesto que es relevante una discusión respecto a si necesitamos más días libres pero debe de tener por delante condiciones en donde los trabajadores tengan contratos estables con seguridad social y salarios dignos

María Ayala López

Integrante de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza

También puedes leer: OIT prevé pérdida de 6 millones de empleos para finales del 2020