Reporte Indigo

FINANZAS PERSONALES

Llamado por la educación financiera desde la infancia

En México el sistema educativo olvidó por completo la educación financiera y ello repercute en que los mexicanos no puedan aprender a ahorrar y hacer empresas.

Para atender este rezago, desde la niñez se debe de contar con una instrucción en materia financiera que aporte herramientas para en el futuro saber manejar el dinero y tener un negocio propio, procesos que ya se procuran en espacios como Foresta International School, del empresario Jorge Monsalve.


“Yo siempre he dicho que en México te enseñan a ser godín. Desde el día que naces, te dicen que tienes que trabajar para la mejor empresa. Yo me pregunto: ¿Por qué tiene que seguir siendo así?, ¿por qué nadie se ha preocupado o se ha enfocado por empezar a generar empresarios desde ya? Es lo mismo que crear deportistas de alto rendimiento o tener artistas natos, es completamente lo mismo”

Jorge Monsalve

Empresario

“Ser empresario no es fácil, tienes que seguir estudiando y seguir trabajando, como todo. Si quieres seguir siendo el mejor deportista de alto rendimiento tienes que trabajar fuerte o ser un buen artista, tienes que trabajar en ello. En la parte de implementarlo en la escuela, lo hice porque nadie lo estaba haciendo y también ha estado cambiando el sistema educativo en nuestro país”, afirma.

La enseñanza de educación financiera es un escenario poco considerado por las escuelas del país, públicas y privadas. Por ello, el empresario comenzó con esta iniciativa que, aunque ciertamente es ideal tomarla desde los primeros años, se puede aprender siendo adulto.

“Yo sí creo que no hay una edad y lo mismo estoy haciendo con mi escuela, que metemos emprendimiento desde primero de primaria y es lo mismo que le digo a mis hijos: ‘Ustedes no se tienen que esperar hasta los 21 para poder generar, tienen que empezar a generar dinero desde hoy porque eso va a ayudar a que hagan las cosas con un objetivo social y el porqué vas a hacer ese dinero o esos proyectos, el para qué estás haciendo esos proyectos”, explica Jorge Monsalve.

Además, es muy importante complementar la educación financiera de la escuela con las enseñanzas en el núcleo familiar.

“Siempre he dicho que la escuela y casa es un complemento. La educación tiene que ser un 50 y 50 (por ciento)”, explica el empresario Jorge Monsalve.

Pero la educación financiera debe de estar acompañada por buenos hábitos en el manejo de dinero, mismos que se adquieren desde casa, señala, Juan Luis Ordaz, director de educación financiera de CitiBanamex.

“Hay escuelas ya especializadas que les enseñan a los niños el tema del emprendimiento, donde los pequeños aprenden cómo montar su propio emprendimiento. Lo más recomendable es que los padres también lo hagan, finalmente las finanzas personales son hábitos, se aprenden como se aprende, por ejemplo, el hábito de lavarse los dientes, el hábito de bañarse, elementos que los padres hacen, uno de ellos es el ejemplo, otro es ir involucrando a los hijos, pero los padres que no ahorran, por ejemplo, va a ser difícil que un pequeño ahorre”, explica el especialista de Citibanamex.

Sin duda, es grave que en un país como México las familias no hablen de cómo se gasta el dinero en la casa. Ello daría oportunidad de aprendizaje, sobre todo de los más pequeños.

Los datos más recientes en torno al hábito de ahorro entre la población mexicana son de 2018 a través de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF), que señala que 63.2 por ciento de la población no resguarda sus ahorros en instituciones financieras reguladas.

63.2

por ciento de la población no resguarda sus ahorros en instituciones financieras reguladas

La encuesta elaborada por el INEGI también revela que 70.2 por ciento de los usuarios de crédito en México se financió total o parcialmente de manera formal.

Lamentablemente, a muchas personas les quieren enseñar hábitos una vez que ya tienen un empleo, y ya es demasiado tarde y es más difícil de aprender porque pasaron los años de mayor desarrollo creativo.

“Muchas veces se cree o se tiene la idea que lo mejor es que cuando ya empiecen a ganar dinero. Sin embargo, cuando eso ocurre ya se desaprovecharon muchos años y justo los años donde la creatividad, la imaginación, la curiosidad es mejor. Entonces, desde cuando se tiene que empezar con esos temas, cuando las personas ya pueden seguir instrucciones y empiezan a reconocer los números, es decir, desde los tres años de edad”, explica el experto.

Asimismo se pueden utilizar técnicas de juegos para enseñarles a los niños lo que es un crédito e incluso hasta nociones de cómo las empresas invierten en la Bolsa.

También puedes leer: Educación financiera, asignatura pendiente en escuelas

Exit mobile version