De acuerdo con la agencia calificadora Moody’s, el golpe de la pandemia COVID-19 a la economía de América Latina fue devastador y, en varios casos, tardará años en recuperarse el nivel económico que se tenía antes de ella, como es el caso de México.

La agencia señaló que habrá una recuperación lenta y desigual en la región en la que la producción se mantendrá debajo de los niveles de 2019 hasta al menos 2022, y en el caso de México hasta el 2023.


La recuperación general hacia los niveles de producción prepandémicos será lenta y desigual debido al fuerte impacto en el empleo, la falta de redes gubernamentales de seguridad social, los altos niveles de informalidad económica, los ahorros limitados y niveles de ingresos más bajos en comparación con el resto del mundo

Moody's

De ese modo, México, que ya estaba en una leve recesión en 2019 antes de que fuera afectada por la epidemia, habría caído un 9% el año pasado, y sufrirá una “gradual y prolongada” recuperación.

Moody’s Investors Service indicó que el choque macroeconómico provocado por la pandemia aumentó en la región el índice de pobreza y la desigualdad de los ingresos, lo que invirtió el progreso social alcanzado en años anteriores.

Para revertir la tendencia económica, agregó, es necesario ampliar las redes de protección social y aumentar el gasto público en toda la región.

Además, advirtió que ante el impacto que tendrán las demandas sociales en los balances fiscales, aumentará la probabilidad de que los políticos se sientan tentados a favorecer las políticas populistas, lo cual comprometería la prudencia fiscal. 

Por último, señaló que aunque se prevé que muchas economías de la región crezcan más de 3%, el PIB permanecerá por debajo de los niveles previos a la pandemia tras una contracción de más de 5% en 2020.

Lee: “No es sostenible”, asegura Moody’s sobre enfoque austero del gobierno de AMLO