Con estos secretos tendrás un dinerito extra para sobrevivir a la quincena. Foto: Pexels

Estos son los 5 secretos para ahorrar en el súper y no terminar con la cartera en ceros

Hacer el súper es una de las tareas más cotidianas de la vida adulta, sin embargo, no todo el mundo lo hace de manera inteligente

¿A quién no le ha pasado? Vas al súper por unas cuantas cosas para la comida, pero al salir de la caja terminas con un montón de productos que realmente no necesitabas y, obviamente, una cuenta mucho mayor a lo que habías previsto antes de salir de casa.

Seamos sinceros, es muy fácil ‘desconectarse’ en tiendas como Walmart, Soriana, Chedraui, Sam’s Club o Costco. Y es que de niños nuestros padres nos ponían un límite cuando queríamos llevarnos todas las golosinas del pasillo, ¿pero quién nos detiene ahora que nosotros somos los adultos a cargo del dinero?

La verdad es que es algo que le ha pasado a todo el mundo y en gran medida se debe, como muchos de nuestros problemas, a que realmente la mayoría no recibimos una educación financiera para enfrentar una tarea tan cotidiana como lo es hacer la despensa.

Pero no te preocupes, nunca es tarde para aprender a ahorrar y administrar, por lo que aquí te vamos a dar unos consejos para que no termines en ceros cada que salgas del área de cajas de alguno de estos famosos supermercados.

1.- No dejes que te atrapen los pasillos del súper

Antes de pasar a las recomendaciones es importante que repasemos la manera en que están diseñados los súpers; sí, puede parecer algo bastante obvio y tonto, pero hacerlo te ayudará a entender la razón por lo que gastas tanto.

Piensa en tu supermercado favorito: seguramente cuando entras está el área de tecnología, luego de muebles, artículos para el hogar, luego el pasillo de los refrescos y otros dos de galletas y dulces; y hasta la parte del fondo encontramos vegetales, carnes, cremería y salchichonería.

Además que, al llegar a la larga fila de la caja, encontramos a los costados refrigerados llenos de bebidas azucaradas y anaqueles con chicles, cacahuates, chocolates, pilas, rastrillos y otros pequeños objetos que podríamos estar olvidando.

A ver, no es casualidad que todos los comestibles de primera necesidad estén hasta el fondo de la tienda, pues un estudio publicado por BioMed Central (BMC) señala que la colocación de los productos influye en gran medida en la forma en que compramos.

Esto quiere decir que las grandes cadenas te van a mostrar primero las televisiones, las toallas para baño, la infinidad de refrescos y un universo de productos azucarados antes de enseñarte algo tan básico como una zanahoria, una caja de huevo, jamón o un litro de leche.

Muy bien, teniendo en cuenta esto, vamos con los consejos que te ayudarán a vencer a estas grandes cadenas, cuyo único objetivo real es que despilfarres tu dinero cada que ingresas a una de sus tiendas.

El acomodo de los pasillos está diseñado para comprar cosas que no necesariamente necesitamos. Foto: Pexels

2.- Planifica antes de ir al supermercado

Hay dos palabras claves que te salvarán la vida al momento de hacer el super: planifica y presupuesta. Antes de salir de casa piensa muy bien qué es lo que vas a preparar para la comida, haz un presupuesto y una lista de lo que vas a comprar. Nuestro peor enemigo en estos casos es la improvisación.

Otro paso muy importante antes de salir de tu domicilio es revisar que realmente no tengas en la despensa o el refrigerador ese producto que ya anotaste en la lista; quizá no pasa nada si acabas comprando un litro de aceite que ya tenías, pero sí será un problema que compres un kilo de jitomate siendo que en casa todavía tenías bastante de ese vegetal.

También puedes buscar en internet los supermercados dónde tienen ofertas y los mejores precios. Tal vez tengas que caminar unas cuadras más, pero terminarás ahorrando unos pesos que a nadie le caen mal.

Una lista y un presupuesto son claves al momento de hacer la despensa. Foto: Pexels

3.- Los secretos del éxito dentro de la tienda

Ya estando dentro del súper es muy importante que le seas fiel a tu lista: si no está anotado, no lo compras, punto, fin de la discusión. Es más, si ya conoces el supermercado ve directamente a las áreas donde están los productos que necesitas y sal de ahí lo más pronto posible.

Comprar de mayoreo también es una muy buena recomendación: piensa qué necesitas papel higiénico y adquieres un paquete de cuatro rollos en 20 pesos, es decir, cinco pesos por pieza.

Pero quizá existe un paquete de la misma marca con 24 rollos por cien pesos, o sea, 4.16 pesos por pieza. Quizá en el momento hagas un gasto más fuerte, pero a la larga será un ahorro; por eso dicen que la gente rica gasta menos en papel de baño.

4.- Come antes de ir al súper

Ahora sí, vamos con el punto más importante de todos: nunca de los nuncas vayas al supermercado con hambre o sucumbirás a cada uno de los antojos que los administradores de las tiendas han colocado estratégicamente para hacerte caer.

Si vas con hambre, probablemente no vas a dar el tarjetazo para comprar una pantalla de 49 pulgadas, pero sí podrías terminar en el carrito con una Coca-Cola de dos litros, un Gansito, un tubo de galletas Chokis, un pollo rostizado y ese helado de Nestlé que estaba al 2×1 en los refrigeradores del fondo.

Lo peor de todo es que llevarás estos productos más tu despensa, lo que provocará que al llegar a casa termines consumiendo lo que ya está listo para comerse y no aquello que habías pensado preparar; lo que aumenta la probabilidad de que gran parte de tu despensa quede en el olvido y se eche a perder.

Mucho cuidado con el hambre y los antojos cuando vayas al super. Foto: Pexels

5.- Cuida lo que ya compraste

Esto nos lleva a otro gran secreto del ahorro en el súper: una vez que estés en casa ten mucho cuidado en cómo guardas tus productos, pues de nada te sirve haber comprado algo que ocultarás en lo más profundo de tu nevera o alacena.

Por ejemplo, pollo, pescado y carne roja tienen una mayor duración si los sacas de los envoltorios de plástico en los que vienen y los pones en tuppers transparentes, los cuales debes colocar en la parte más visible del refrigerador. Lo mismo ocurre con las verduras, no las dejes encerradas en bolsas, necesitan respirar para durar más.

¿Compraste latas de atún, algo de pasta o gelatina en polvo? Por favor, no los guardes en el fondo de esa caja que tú bien sabes que rara vez revisas. Pon las cosas a la mano, esto te servirá como recordatorio y evitarás que las compras queden en el olvido.

La manera en que guardes tus productos determinará gran parte del éxito al momento de ahorrar. Foto: Pexels

Listos para vencer al sistema

Bien siguiendo estos consejos es muy probable que gastes menos al momento de realizar la despensa de la semana o el mes, lo que generará que tengas más dinero para ahorrar o destinarlo a alguna salida con los amigos o la familia.

El secreto de todo está en no improvisar al momento de comprar. Recuerda lo que dijo alguna vez el escritor Alan Lakein: “Planificar es traer el futuro al presente para que puedas hacer algo al respecto ahora”.

Comprar planificado es comprar inteligente. Foto: Pexels

Te puede interesar