¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Indigonomics
Nacional

SUPERDóLAR

El techo del dólar

Rolando Hinojosa

Tras romper 22 máximos históricos en el transcurso del 2015, el valor del dólar frente al peso arrancó con fuerza su ascenso en 2016: tan sólo en lo que va de enero, la divisa estadounidense se ha apreciado casi 9 por ciento contra el peso.

Al cierre de la jornada de ayer el dólar se cotizó en 19.05 pesos en ventanilla y en 18.75 pesos al mayoreo, tocando nuevos máximos históricos. Habiendo roto la barrera de los 19 pesos, consumidores e inversionistas se preguntan hasta dónde llegará el tipo de cambio. 


Ene 21, 2016
Lectura 4 min

Tras romper 22 máximos históricos en el transcurso del 2015, el valor del dólar frente al peso arrancó con fuerza su ascenso en 2016: tan sólo en lo que va de enero, la divisa estadounidense se ha apreciado casi 9 por ciento contra el peso.

Al cierre de la jornada de ayer el dólar se cotizó en 19.05 pesos en ventanilla y en 18.75 pesos al mayoreo, tocando nuevos máximos históricos. Habiendo roto la barrera de los 19 pesos, consumidores e inversionistas se preguntan hasta dónde llegará el tipo de cambio. 

Algunos analistas ven los 20 pesos por dólar como un techo psicológico que se cruzará en los próximos días, obedeciendo a expectativas de continuos declives en los precios petroleros a los cuales el peso está ligado.

Sin embargo las autoridades de política económica del país reiteran que los fundamentos del país se mantienen sólidos, por lo que los mercados están exagerando su reacción y subvaluando a la moneda mexicana.

Dos caras del 2016

A medida que se acumulan las preocupaciones y pérdidas en los mercados, aumenta la posibilidad de que el peso siga cayendo durante la primera mitad del año. Sin embargo, los expertos prevén una ligera recuperación en el segundo semestre del 2016:

> Lo que sube…

La volatilidad en los mercados (sobre todo en los países emergentes), así como los declives en los precios petroleros debido a la sobreoferta, apuntan hacia mayor dolor para el peso en los primeros meses del año. Tomando esto en cuenta, los mercados de futuros prevén un tipo de cambio de alrededor de 20 pesos por dólar para el cierre de junio de este año, lo cual implicaría una depreciación interanual de más de 20 por ciento.

> …tiene que bajar

Sin embargo autoridades como Luis Videgaray, secretario de Hacienda y Crédito Público, y Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, consideran que el mercado ha exagerado su reacción negativa, castigando excesivamente al peso mexicano. Ambos han indicado que la divisa se encuentra subvaluada, y que los sólidos fundamentos de la economía llevarán a una apreciación en la segunda mitad del año.

Cuatro jinetes de la depreciación

La pérdida de valor frente al dólar es un fenómeno generalizado entre las divisas emergentes. Sin embargo, el peso mexicano cuenta con características particulares que han contribuido a su declive:

1. Caída petrolera

Las exportaciones de crudo representan una de las principales entradas de divisas a México.  Por lo tanto, el hecho de que el petróleo y el tipo de cambio compartan la misma tendencia no es casualidad. El precio de la Mezcla Mexicana de Exportación se ha desplomado alrededor de 80 por ciento en los últimos 18 meses, y el valor de las exportaciones petroleras cayó 45 por ciento en 2015 contra las de 2014.

2. Alza de tasas

Desde que la Reserva Federal de Estados Unidos dio las primeras señales de que terminaría con su política de estímulos monetarios, el fortalecimiento del dólar se ha vuelto una constante. En respuesta al inicio de un ciclo de alzas de tasas de interés, los inversionistas han retirado su dinero desde la periferia emergente para llevarlo hacia activos estadounidenses que se vuelven más atractivos.

3. Turbulencia global

En lo que va del 2016, las bolsas de valores de los países emergentes han tenido un peor inicio que en los años de crisis de 1998 y 2008. El sentimiento negativo del mercado se deriva de la volatilidad generada por la desaceleración económica de China y sus efectos sobre el crecimiento global. La aversión al riesgo lleva a los inversionistas a dejar activos emergentes para buscar activos de resguardo.

4. Divisa líquida

El peso mexicano es la divisa emergente más operada en el mundo, y la octava moneda más operada a nivel global. La facilidad para encontrar vendedores y compradores de pesos en los mercados ha exacerbado la depreciación. Dado que un inversionista encuentra complicado deshacerse de otros activos emergentes menos líquidos, como el real brasileño, compensa su desinversión de activos emergentes con la venta de pesos.


Notas relacionadas

Mar 12, 2015
Lectura 3 min

SUPERDóLAR

Euro también en picada

Rolando Hinojosa


Mar 12, 2015 Lectura 3 min

Comentarios