A pesar del incremento de las remesas en los últimos años, la magnitud de su crecimiento no se ha presentado en la misma proporción. Foto: Especial

El sube y baja de las remesas que las mantiene en récord

El dinero enviado por los migrantes que radican en Estados Unidos y Canadá, subió en el primer semestre de 2023, pero bajó en el segundo, aún así superó la cifra de 64 mil millones de dólares

Este 2023 ha sido un “sube y baja” para las remesas en México, pese a ello, se espera que cierre el año con una tasa que ronde el 9.8 por ciento en el ingreso que envían los migrantes al país, además, representa más de 64 mil millones de dólares, lo que marca un nuevo máximo histórico, de acuerdo con un estudio publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En la primera mitad de este año se reportó un aumento de 10.6 por ciento en el ingreso por remesas, creciendo el primer semestre a una tasa de 11. 6 por ciento; sin embargo, disminuyeron en el segundo periodo del año a una tasa de 8.5 por ciento. El dinero que envían proviene en 96 por ciento de Estados Unidos y 1.8 por ciento de Canadá.

Sobre este “sube y baja” en las remesas, Gabriela Siller, Directora de Análisis Económico en Grupo Financiero BASE, explicó: 

“Hubo varios factores, uno es que en Estados Unidos el mercado laboral sigue creciendo, pero, sobre todo, impulsado por el sector público; en el sector privado la creación de empleos se ha desacelerado en la segunda mitad del año, esto se ve reflejado también en las remesas que llegan. Además, en México la tasa de desempleo ha ido a la baja, entonces tienes por una parte crecimiento económico con una buena creación de empleos y, por lo tanto, la gente que está aquí y habla con sus familiares que están allá batallando en conseguir trabajo, a lo mejor les dicen que no necesitan tanto dinero”.

La especialista en el tema también señaló que otro motivo puede ser que están esperando a que en 2024 el peso se deprecie “Este año se ha apreciado y con ello las remesas pierden poder adquisitivo. En diciembre y en año de elecciones, que en 2024 sucederán en México y Estados Unidos, tiende a depreciarse, razón por la que también esperan un mejor tipo de cambio”, puntualizó.

Al respecto, Humberto Calzada, economista en jefe de Rankia LATAM, opinó que las elecciones que se realicen tanto en territorio estadounidense como nacional el próximo año no afectarán tanto en el envío de dólares por parte de los empleados connacionales, pero sí en la volatilidad en los mercados a escala internacional, “No creemos que tenga un gran impacto de corto plazo en el tema de remesas”.

El estudio realizado por el BID señaló que en 2023 los dólares recibidos en México, América Latina y el Caribe continuaron con la tendencia creciente que se había observado antes de la crisis sanitaria causada por la pandemia de Covid-19. Al asumir que sigan en aumento hasta fin de año, se prevé un ingreso que ronde los 156 mil millones de dólares, con ello las remesas sumarían 15 años de crecimiento consecutivo.

Respecto a las expectativas para fin de año, el economista en jefe de Rankia LATAM destacó que “seguirán siendo importantes para el consumo en México porque muchas familias reciben dinero de sus parientes en el exterior que utilizan para consumir elementos de primera necesidad, entre otros, vemos que nos acercamos a una temporada de consumo por las fiestas decembrinas en las compras de fin de año, las remesas jugarán un papel importante por eso serán trascendentales”.

Deficiencias, la motivación de las remesas

Sobre el tema de que México sea el principal receptor de remesas en América Latina y el Caribe, Siller  destacó que:

“No es un logro de la economía mexicana, es un logro de los mexicanos, pero desafortunadamente se tienen que ir al exterior por la falta de oportunidades en el sector formal, entonces no es un logro del gobierno ni es algo que debamos celebrar”
Gabriela SillerDirectora de Análisis Económico en Grupo Financiero BASE

En contraste, Calzada explicó: “Significa que tenemos alguna deficiencia en el mercado laboral, por eso se obligan a ciudadanos mexicanos a buscar oportunidades en Estados Unidos; sin embargo, tampoco es alarmante o no refleja en sí un rezago, porque somos el país que tiene mayor cercanía con esa nación y el que tiene más número de habitantes, hasta cierto punto, es lógico que por eso ocupemos el primer lugar. Seguimos viendo una economía fuerte, creo que hasta 2025 las inversiones por el tema de nearshoring  pueden superar a las remesas, ese sería un panorama muy optimista para el país”.

Uno de los principales factores del atractivo de la economía mexicana es el diferencial de tasas de interés respecto a la economía estadounidense que actualmente se vive, ya que han atraído un flujo importante de inversión y de dinero al país, sumando a ello las expectativas que se tiene sobre el proceso de relocalización industrial, señaló el economista en jefe de Rankia LATAM.

Previsiones para el año que viene

Siller también apuntó sobre el desempeño de las remesas en el próximo año que: “En 2024 se van a incrementar alrededor de ocho por ciento y el siguiente entre cinco y siete, como sea la depreciación del peso se va a dar el poder adquisitivo, entonces esto puede desacelerarlas un poco”. También señaló que la economía de Estados Unidos va a disminuir su ritmo de crecimiento, lo que tendrá un reflejo en el envío de dinero a México.

Por su parte, Calzada, sostuvo que dependerá mucho del dinamismo de la economía estadounidense una disminución en el envío de remesas durante el siguiente año porque no se ha desvanecido por completo la posibilidad de una recesión, lo que mantiene en alerta a la economía mexicana.

Te puede interesar

REMESAS Remesas para Jalisco: la sospecha Mientras Jalisco se consolida como el mayor captador de remesas del país, después de cerrar el 2022 con 5 mil 403.6 millones de dólares, se acrecientan las sospechas de que una parte de estos fondos tiene su origen en las operaciones de la delincuencia organizada