El Departamento del Tesoro de Estados Unidos colocó a México en su lista de seguimiento para monitorear las operaciones cambiarias de sus 11 principales socios comerciales.

Así lo informó en su reporte semestral de Políticas macroeconómicas y cambiarias de los principales socios comerciales de los Estados Unidos que el Departamento de Estado entregó hoy al Congreso, sobre los principales socios comerciales que merecen una estrecha atención a sus prácticas monetarias.

En el informe, el Tesoro estadounidense analizó las políticas de sus 20 principales socios comerciales durante los cuatro trimestres hasta diciembre de 2020 y constató que once economías justifican la colocación en su lista de seguimiento: China, Japón, Corea, Alemania, Irlanda, Italia, India, Malasia, Singapur, Tailandia y México. Todos excepto Irlanda y México fueron incluidos en el Informe de diciembre de 2020.

La incorporación de México se debe al fortalecimiento del peso y el incremento de las remesas, actual motor económico en nuestro país que se disparó durante la pandemia; cuando históricamente la mayor cantidad de ingresos provenía del petróleo.


“Una entrada récord de remesas en 2020, que aumentó un 11 por ciento hasta superar los 40 mil millones de dólares, también contribuyó con el 3.7 por ciento del PIB al superávit de la cuenta corriente”.

Según el reporte, además de esos 11 países, ningún otro socio comercial de Estados Unidos cumplió con los criterios para la manipulación de divisas “o el análisis mejorado durante el periodo de revisión”.

El gobierno estadounidense seguirá trabajando con Vietnam, Suiza y Taiwán y promoverá la creación de un plan de acciones para abordar las causas de la subvaluación de sus monedas y los desequilibrios externos con esas naciones.

“El Tesoro está trabajando incansablemente para hacer frente a los esfuerzos de las economías extranjeras para manipular artificialmente sus valores monetarios que ponen a los trabajadores estadounidenses en una desventaja injusta”, dijo hoy la secretaria del Tesoro, Janet L. Yellen.

Además, animó a China a mejorar la transparencia con respecto a sus actividades de intervención en divisas, así como “los objetivos políticos de su régimen de gestión de tipos de cambio, la relación entre el banco central y las actividades cambiarias de los bancos estatales y el mercado offshore”.

Te puede interesar: Banco Mundial mejora previsión de crecimiento para México con aumento del 4.5%