La economía mexicana cayó inesperadamente en agosto, reportando su peor caída desde que inició la recuperación de la crisis generada por COVID-19, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) se contrajo un 1.6 por ciento, respecto al mes previo, indicó este lunes el instituto de estadística.

“El IGAE disminuyó 1.6 por ciento mes contra mes en agosto 2021, su segunda disminución en 3 meses, con lo que exhibe una incipiente tendencia decreciente que lo aleja de su nivel prepandemia. Quedó -4.5 por ciento por debajo del nivel registrado en enero 2020”, indicó en Twitter el presidente del Inegi, Julio A. Santaella.

Contrario a lo previsto por los analistas que esperaban una expansión del 0.2 por ciento, la economía del país se vio afectada por un descenso en las labores vinculadas a la agricultura y los servicios, en medio de un repunte de los casos de COVID-19.

Lee: Economía basada en las remesas, ¿para presumir?

El sector servicios fue el que mayor deterioro presentó con una baja de 2.5 por ciento; las actividades primarias también descendieron 2.4 por ciento, mientras que las secundarias subieron 0.4 por ciento.

Además, si se compara con el mismo mes del año pasado, el IGAE creció 4.3 por ciento en agosto.

“La actividad económica sorprendió a la baja en agosto, al reportar una afectación mucho mayor por la aceleración de las infecciones con COVID-19, cuyos casos alcanzó su nivel más alto hacia finales del mes y afectando varias actividades”, dijo Alfredo Coutiño, analista de Moody’s Analytics.

La economía mexicana se desplomó en 2020 un 8.5 por ciento tras el impacto de la pandemia en las actividades productivas. Aunque este año se espera una recuperación del 6 por ciento.

La economía mexicana se encuentra en medio de la incertidumbre por el incompleto esquema de vacunación contra COVID-19 y los altos niveles de inflación.