El Dow Jones, el principal indicador del mercado de Estados Unidos, se desplomó 1.178,34 puntos y hasta 24.342,62 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 cayó 4.10 por ciento y el índice compuesto del Nasdaq retrocedió 3.78 por ciento.

Esta actual caída da continuidad a los números del pasado viernes, ya que, a pesar de que los mercados tuvieron un buen inicio de año, la semana pasada fue la peor en dos años. El Dow Jones cayó 666 puntos, o 2.5 por ciento, su peor día desde el anuncio del Brexit de junio de 2016. 

El desplome del índice es el mayor de todos los tiempos, aunque su caída de 5.6 por ciento no supera la magnitud del retroceso durante la crisis financiera de 1997, con el ‘Lunes Negro’, o el de la crisis de 2008, cuando el índice cayó 7 por ciento durante varios días.

El sector que mayor retroceso tiene es el de energía, que pierde 3.33 por ciento una hora antes del cierre. Las caídas más dramáticas fueron las de petrolera ExxonMobil con 4.28 por ciento, Johnson & Johnson con 2.59 por ciento y la farmacéutica Pfizer con 2.09 por ciento.

La caída consecutiva de viernes y lunes se liga a los ajustes de salarios en Estados Unidos, el mayor aumento hecho desde 2009, por lo que se especula que habrá mayor inflación.

Wells Fargo descendió 8 por ciento, luego de que la Reserva Federal aplicará sanciones por el escándalo de apertura de millones de cuentas falsas.