“La confianza se recuperó después de la transición”
Ernesto O’FarrillPresidente de Grupo Bursamétrica

Ante el nuevo escenario, las opiniones están divididas. Históricamente en el primer año de cada sexenio se registra un menor dinamismo derivado del proceso de adaptación del gobierno entrante y la cautela del sector empresarial ante los cambios de la política económica.

Sin embargo, en esta ocasión algunos jugadores de la iniciativa privada han expresado que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador aún no logra dar certidumbre, debido a las decisiones que tomó desde el periodo de transición, como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y la construcción del Tren Maya.

Esto ha llevado a que el sentimiento de pesimismo prevalezca entre el empresariado mexicano, así como las expectativas sobre el panorama económico a futuro.

Las tres actividades económicas (manufactura, construcción y comercio) que integran el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) se ubicaron en terreno negativo por debajo de los 50 puntos durante el cierre del año pasado, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi)

Por el contrario, el respaldo hacia el mandatario por parte de un segmento de la población aumenta, a pesar de las recientes medidas que han tenido un alto costo político y social.

Encuestas realizadas por diferentes empresas dedicadas a la investigación de mercado revelan que la aprobación del político tabasqueño oscila entre el 88 y 90 por ciento, desde el 60 por ciento con el que arrancó su administración.

Asimismo, el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) avanzó 8.3 puntos en diciembre en contraste con el mismo mes de 2017 para ubicarse en un nivel de 44.9, avance que representó su mayor alza desde junio de 2007.

44.9
es el nivel del indicador de confianza del consumidor

Fernando Tapia, director de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, CampusToluca, considera que en este momento la confianza depositada en el Gobierno federal está dividida, pero eso no significa que el país está polarizado.

“Son opiniones diferentes que reflejan la forma en que les está afectando a los distintos sectores las políticas que se han aplicado. Si hablamos desde el punto de vista empresarial, las acciones, en especial contra el combate al huachicoleo, tienen un impacto directo en la actividad productiva, no sólo de las grandes empresas también de las pequeñas”, comenta el catedrático.

“Tenemos que ser muy cautelosos y evitar polarizar porque en este momento los números le favorecen al presidente”
Fernando TapiaDirector de la Escuela de Negocios del Tec de Mty Toluca

Aunque algunas cúpulas empresariales y sindicales han exigido al gobierno que solucione el retraso en el problema de la gasolina, Tapia destaca que los mayores participantes del mercado, como Bimbo, Femsa o Lala no se han pronunciado al respecto de manera individual.

90
por ciento es la aprobación de AMLO entre los mexicanos

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se ha manifestado a favor de acelerar el suministro del combustible en los estados mayormente afectados por la medida, mejorar la seguridad y generar un entorno de confianza mediante el fortalecimiento del Estado de derecho, al considerar que todo lo anterior es crucial para estimular la inversión productiva en México.

Panorama favorable

Ernesto O’Farrill, presidente de Grupo Bursamétrica, comparte que tras la incertidumbre ocasionada por el cambio de régimen, los dos principales indicadores que miden la confianza en el país podrían moverse hacia terreno positivo conforme avance el año, aunque hace énfasis en los factores que ayudaron a mitigar un mayor impacto.

El mayor acierto que despejó las nubes de una tormenta fue la presentación del Paquete Económico para el ejercicio fiscal 2019 ante el Congreso de la Unión, en el que se contempla un gasto total neto de 5.8 billones de pesos

“El proyecto fue bien recibido y se convirtió en la clave para reconstruir la confianza que se había afectado por una serie de señales negativas que se mandaron en contra del libre mercado, la inversión y el Estado de derecho”, expone el presidente de Bursamétrica.

El optimismo de los empresarios podría mejorar si el gobierno aprovecha la actual coyuntura para mandar señales de certeza a los inversionistas.

Uno de los elementos que ayudará a que la confianza de los consumidores se mantenga en expansión durante los próximos meses son los programas sociales, los cuales han tenido un buen recibimiento, en especial, en la población más vulnerable.

Janneth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Monex Casa de Bolsa, opina que las expectativas de los mexicanos respecto a la administración del político #Economía 44.9 es el nivel del indicador de confianza del consumidor 90 por ciento es la aprobación de AMLO entre los mexicanos tabasqueño son altas y podrán mantenerse en el largo plazo.

Aunque no todo en el panorama es soleado, pues la confianza se enfrentará a algunos desafíos entre los que destaca un menor crecimiento económico durante el primer año de gobierno.

“Este indicador muestra que la gente tiene confianza en las políticas económicas que se están implementado. Las expectativas en el gobierno son muy buenas y a medida de que cumpla con lo que prometió el optimismo se mantendrá al alza”
Janneth QuirozSubdirectora de análisis económico de Monex

¿Tiempos de calma?

El crecimiento económico y el tipo de cambio parecen ir por caminos separados. Mientras algunas calificadoras y casas de bolsa ajustan a la baja los pronósticos para el Producto Interno Bruto (PIB) nacional para este año, otros analistas se mantienen optimistas sobre el comportamiento de la moneda mexicana.

“Pese a que las expectativas están divididas, el gobierno está empezando y debe ser muy claro al explicar cuál es la ruta que tomará para los siguientes años. De esto dependerá el éxito o el fracaso de la administración”, dice Fernando Tapia, director de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Toluca.

Pese al complejo panorama, el gobierno mantiene su expectativa de crecimiento

Bank of America Merrill Lynch fue el primero en recortar su estimado para la economía mexicana de 2 a 1 por ciento. Le siguió el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ajustó a la baja su expectativa de 2.5 a 2.1 por ciento como resultado de una posible reducción de la inversión privada y tensiones comerciales.

Aunque las autoridades hacendarias del país han cuestionado los anuncios de ambas entidades mantienen firme su postura de que el PIB nacional tendrá un crecimiento de 2 por ciento hacia el cierre de 2019.

Ernesto O’Farrill, presidente de Grupo Bursamétrica, explica que, debido a que el último trimestre del año pasado en la actividad económica registró una desaceleración, el inicio de esta administración ha enfrentado contratiempos.

“Vemos un escenario pesimista para 2020 y como los mercados financieros suelen anticiparse a sucesos económicos prevemos que el peso se presionará en el segundo semestre de 2019”
Ernesto O’FarrillPresidente de Grupo Bursamétrica

El analista económico expone que el panorama se ensombrece a causa de los retrasos en el suministro del combustible en diversos estados que son clave para la industria nacional, como Monterrey y la zona del Bajío.

“Los sucesos internos van a afectar el crecimiento económico del país y va a ser muy complicado que se cumpla la meta que estableció el Gobierno federal al inicio de la administración”, declara el especialista.

Peso fuerte

A partir del cambio de régimen político, la moneda mexicana ha hilado nueve semanas consecutivas con ganancias.

Las reacciones del fortalecimiento de la divisa mexicana están relacionadas con factores internos y externos, entre los que destaca el cierre parcial del gobierno de Estados Unidos y la incertidumbre en sus relaciones comerciales con China, los cuales han golpeado al billete verde desde inicios de este año.

Los especialistas estiman que el peso mantendrá el ritmo favorable durante el primer semestre del año, pero hacia la segunda mitad de 2019 podría verse presionado, ya que los mercados comenzarían a prepararse para una posible recesión en Estados Unidos durante 2020.

Janneth Quiroz, subdirectora de análisis económico de Monex Casa de Bolsa, declara que el peso tiene a favor que durante este año no se proyectan más alzas en la tasa de referencia por parte del Banco de México (Banxico), además de que existe un rango para que se mantenga en terreno positivo.

El peso mantiene una racha alcista frente al dólar, sin embargo, la economía mexicana deberá prepararse ante una posible recesión en Estados Unidos el próximo año

La analista de Monex añade que otro impulso favorable para la divisa mexicana es que la administración prevé un superávit primario de 1 por ciento del PIB este año; no obstante proyecta que el dólar cierre el año con un valor de 19.50 pesos.

“Que el tipo de cambio defina una tendencia, al alza o la baja, dependerá de diversos factores y el principal riesgo que enfrenta es la posibilidad de un cambio en las políticas monetarias por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos”.