Las preocupaciones sobre el crecimiento económico de ese país aceleran la reciente caída de 9.6 por ciento en el precio del cobre

Estos no son días fáciles para los productores de cobre. En lo que va del año, los precios del metal han caído aproximadamente 9.6 por ciento, llegando a su punto más bajo en siete meses. 

La caída, según apuntan los expertos, se ha visto motivada principalmente por la menor demanda en China, donde los inventarios de cobre han ido en aumento desde que inició del año.

La situación es preocupante para México, que se encuentra entre los 10 mayores productores globales de cobre y es hogar de Grupo México, el conglomerado minero con la cuarta mayor producción de cobre en el mundo y la mayor cantidad de reservas globales del metal.

La menor demanda está relacionada con el menor crecimiento económico en China, país que representa el 40 por ciento de la demanda global del cobre. 

El metal es utilizado en China en la manufactura de automóviles, equipo industrial y aparatos electrónicos, entre otros productos, y en consecuencia es utilizado como un indicador de si la actividad económica en el país se está acelerando o no. 

Sin embargo, algunos analistas apuntan que los problemas van más allá de una menor producción manufacturera, ya que ciertas situaciones en el sistema financiero chino también han jugado un rol importante en la caída del cobre.

Efecto colateral

El gobierno chino ha buscado reducir riesgos en el sistema financiero y reducir la especulación, lo cual ha resultado en mayores restricciones en la creación de préstamos convencionales. Ante estas condiciones crediticias más apretadas, algunas empresas e inversionistas han buscado alternativas para obtener mejores rendimientos.

La manifestación de esto es el financiamiento respaldado con importaciones de cobre, donde los inversionistas obtienen financiamiento a bajo costo que después utilizan para importar cobre y venderlo o utilizarlo para obtener otros préstamos. 

El dinero resultante de estas operaciones es usado para invertir en activos con mayor rendimiento o para financiar operaciones empresariales a corto plazo. 

Análisis de expertos estiman que desde un tercio hasta la mitad de los inventarios de cobre en China está ligado a acuerdos financieros de este tipo.