La respuesta es sí solo si estás preparado. Contrario a lo que se piensa la compra de una casa en medio de la pandemia puede ser una alternativa viable, mientras tu cartera tenga buena salud.

El COVID-19 desestabilizó a todos los sectores de la economía, incluido el inmobiliario que aporta aproximadamente 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, sin embargo, la crisis abrió la puerta a que las ventas de vivienda mejoren, ya que la disminución en la demanda hará que los precios también se reduzcan.

Antes de tomar esta decisión tan importante debes analizar cuáles son las mejores opciones que se ajustan a tu presupuesto y desde luego la tasa de interés.

Daniel Urías, fundador de Cooltura Financiera, comenta que un crédito hipotecario es un compromiso muy grande y a largo plazo, por lo tanto no se debe tomar a la ligera.

“Para poder comprar una casa es necesario tener la mayor estabilidad financiera posible y un fondo de emergencia porque si más adelante te quedas sin empleo o te recortan el sueldo derivado de la pandemia debes seguir adelante”, dice el experto quien también imparte talleres de finanzas personales, así como programas de bienestar financiero para empresas.


Aunque el actual escenario es desafiante para tus finanzas personales con mucha disciplina saldrás adelante

Revisa tu nivel de deuda

En caso de que te inclines por contratar un crédito hipotecario bancario tienes que saber que la institución evaluará tu capacidad de endeudamiento y si esta no es suficiente porque acumulas otros compromisos lo más probable es que tu petición sea rechazada, ya que no tendrás cómo pagar.

Si no quieres pasar un mal rato, Daniel Urías recomienda primero hacer una evaluación objetiva sobre lo que pagas en total cada mes.

6

por ciento del PIB nacional aporta la industria de la vivienda

“Reflexiona sobre el control que tienes sobre tus deudas y si las que adquiriste hace tiempo representan un porcentaje bajo de tus ingresos entonces solicita el crédito”, precisa.

Prepárate para cualquier situación

Nadie se imaginó que esta pandemia reconfiguraría todas las decisiones previstas para el 2020. No es la primera vez que esto ocurre, pero el COVID-19 se convirtió en una crisis sin precedentes y muy diferente a las otras.

Si tienes el deseo de comprar una casa, pero consideras que ahorita no es la mejor alternativa por el riesgo que traerá lo mejor es guardar el dinero ahorrado, ya que tu mayor prioridad debe ser preservar la estabilidad de tu familia y la tuya.

Los siguientes meses serán mucho más desafiantes y es mejor estar bien preparado por si tu fuente de ingresos se ve afectada.

Aprende la lección

Todas las crisis son una oportunidad y aunque el actual escenario es desafiante para tus finanzas personales tienes que saber que con mucha disciplina saldrás adelante.

Tal vez la emergencia sanitaria pospuso tus planes para comprar una casa, pero puedes aprovechar este periodo ahorrar más y cuando creas que es el momento conveniente no olvides comparar varias opciones, ya sea a través de páginas especializadas, con tu institución financiera, o con alguna inmobiliaria.

10 mil

mdd se esperan en inversiones para este año en el sector inmobiliario

Otro punto importante es que siempre busques la asesoría de un experto porque esta decisión implica una gran responsabilidad.

Conoce tus finanzas antes de comprar casa nueva

En el camino de aprender a tomar decisiones financieras importantes tienes que saber a elaborar un presupuesto personal porque esa será la base con la que podrás partir para saber qué tipo de gastos tienes y de cuáles puedes prescindir.

Con base en eso diseña una estructura sólida que en algún tiempo te permita asumir un compromiso tan grande y de largo plazo como es la compra de una casa.

“Si estás en una situación en la que te recortaron el sueldo o perdiste tu fuente de ingresos el conocerte financieramente te ayudará a enfrentar ese problema”, comenta el experto en educación financiera.

Haz cuentas con tu pareja

No importa si son un matrimonio consolidado o recién comenzaron a vivir juntos, lo principal es que realicen un presupuesto conjunto para ver qué tipo de casa les conviene más según los planes que tengan, ya sea formar una familia con niños o si solo serán ustedes dos.

El especialista en finanzas personales sugiere hacer un balance con el objetivo de identificar si existen situaciones de riesgo en la que alguno de los dos pueda perder su fuente de ingresos por esta crisis.

“Cuando uno de los dos se queda sin trabajo el reto de mantener la estabilidad se vuelve más complicado”, dice Urías.

Piensa a largo plazo

El COVID-19 provocó que 1.3 millones de personas perdieran su empleo entre marzo y mayo, según datos del IMSS.

El sentimiento que estará presente al menos de aquí hasta diciembre será la incertidumbre, por ello mantente alerta a cualquier posible cambio que veas en tu empresa, si no te sientes seguro lo mejor es esperar antes de asumir un compromiso tan grande como una casa.

“Debes preguntarte cuál es tu situación laboral y si las condiciones que en este momento tienes se mantendrán durante los siguientes meses. El punto es que puedas ver a futuro”, manifiesta Urías.

Sé realista con tu proyecto de casa nueva

Durante el resto del año te encontrarás con una gran variedad de ofertas en el sector inmobiliario porque muchas personas recurrirán a la venta de sus bienes para hacer frente a la actual crisis sanitaria.

Esto hará que encuentres buenas oportunidades, pero antes de gastar Daniel Urías aconseja que también revises cómo están tus ahorros.


Para poder comprar una casa necesitas, además del dinero del enganche, un fondo que cubra imprevistos y que sea equivalente a mínimo tres meses de tus gastos más importantes, el objetivo de esto es que cuentes con un respaldo para el futuro

Daniel Urías

Fundador de Cooltura Financiera

También puedes leer: Covid-19, la oportunidad del sector inmobiliario