La noticia se confirmó. El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) dio a conocer que la subasta eléctrica que se había suspendido el pasado 3 de diciembre de 2018 se canceló por órdenes del Gobierno federal.

La medida no fue bien recibida por los participantes del sector, ya que la interrupción de estos mecanismos evitará que se sigan aprovechando los beneficios ambientales, sociales y económicos para México.

Asimismo, impedirá que la Comisión Federal de Electricidad y otros participantes privados adquieran energía limpia a bajos precios. Cabe destacar que durante las primeras tres subastas que se realizaron se obtuvieron los precios más competitivos a nivel mundial y el esquema fue reconocido internacionalmente por la transparencia que se garantizó durante el proceso.

“La cancelación de las subastas es preocupante y es un retroceso para todo el sector, pues es muy probable que esto genere un problema de suministro para 2021”
Héctor OleaPresidente de Asolmex

El líder de la asociación que reúne a más de 100 operadores, inversionistas, proveedores y desarrolladores de centrales solares fotovoltaicas a gran escala y de generación distribuida destaca que otro de los problemas que podrían suscitarse con el anuncio es que México no alcance sus metas internacionales adquiridas en generación de energías limpias.

Las subastas eléctricas han atraído 8 mil 600 millones de dólares de inversiones hacia México, muestra un análisis elaborado por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Hasta la fecha, el 65 por ciento de la capacidad comprometida en la primera subasta ya se encuentra en operación, mientras que de la segunda el 18 por ciento.

8,600
millones de dólares de inversión ha atraído este esquema

Datos del CCE revelan que actualmente se encuentran en construcción 65 plantas de generación limpia en 18 estados, las cuales están empleando a más de 30 mil mexicanos de forma directa.

Mexicanos en la oscuridad

Entre las implicaciones negativas que traería la decisión están la inhibición de futuras inversiones en el sector de las energías renovables, las cuales son esenciales para cubrir la futura demanda de electricidad.

El presidente de Asolmex advierte que en el peor de los escenarios lo que ocurriría es que miles de mexicanos se quedaran en la oscuridad en el corto y mediano plazo. La situación se agrava al analizar que las opciones para importar electricidad son nulas, sobre todo, para abastecer la demanda en el centro del país.

Entre las entidades más afectadas se encuentran Aguascalientes, Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Querétaro y Yucatán, aunque no descarta que más estados se contagien.

Por el momento, Héctor Olea comparte que no ha habido un acercamiento con las autoridades responsables de la materia, pero confía en que pronto ocurra un encuentro.

“Lo que nos queda a nosotros por hacer es seguir comunicando y educando a las nuevas autoridades sobre los beneficios que brindan las energías limpias y que son un recurso abundante en México, el cual se puede aprovechar al máximo”.