En el 2020, la industria del aluminio comprobó ser tan resistente y elástica como las propiedades que describen a esta materia prima.

El aluminio juega un papel estratégico en el funcionamiento y desarrollo del país en gran medida por la dependencia de este metal en sectores que también son esenciales para la economía mexicana, como el automotriz, la construcción, la aeroespacial, las comunicaciones, electrónica e incluso para la generación de equipos médicos.

Aunque la contingencia sanitaria del COVID-19 paralizó algunos de los sectores que más demandan aluminio, la industria se encuentra en plena recuperación y con una proyección de mayor crecimiento para el 2021.

El sector automotriz y el de la construcción, por ejemplo, suspendieron actividades desde la segunda quincena de marzo y hasta el 18 de mayo, cuando fueron declarados como actividades esenciales por el Consejo de Salubridad General y pudieron reactivarse.

24.2

por ciento fue la caída en el PIB de la industria del aluminio en el segundo trimestre de 2020 debido al paro de actividades

Este paro de actividades significó una caída de 24.2 por ciento en su Producto Interno Bruto (PIB) durante el segundo trimestre de 2020 con respecto al trimestre anterior, al alcanzar 3.17 billones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía.

Además las importaciones de la industria del aluminio de enero a junio de este año se redujeron hasta 18 por ciento en comparación con el primer semestre de 2019, señala información de comercio exterior.

“Como otras industrias, la del aluminio se vio afectada por el paro de la economía, posteriormente se le permitió operar, pero el problema que tuvo fue que las cadenas de valor asociadas al aluminio se vieron afectadas”, señala José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

La producción de autos disminuyó casi 100 por ciento de marzo a abril de 2020, al producirse menos de 10 mil unidades. En mayo se alcanzaron a producir 25 mil unidades aproximadamente, pero en junio se recuperó esta producción con 250 mil unidades. En lo que va del año la producción de octubre ha sido la más alta, con 347 mil automóviles, de acuerdo con S&P Platts, proveedor de información y análisis de los mercados de la energía y las materias primas.


El aluminio es una industria en México porque tiene cada vez mayor participación en otras industrias, que también son esenciales para la economía del país

José Luis de la Cruz Gallegos

Director del IDIC

Además, de febrero a marzo del 2020 las ventas al público de vehículos ligeros en México cayeron aproximadamente 22 por ciento, mientras que de marzo a abril la disminución fue de 64 por ciento. Pero a partir de mayo empezaron a recuperarse gradualmente mes a mes. En octubre, se vendieron 84 mil unidades, lo cual es casi igual al número de unidades vendidas en marzo del 2020, según datos de S&P Platts.

Bajo este panorama, las empresas importadoras de aluminio pertenecientes al sector automotriz redujeron 32 por ciento sus importaciones de este metal de enero a julio de 2020.

El aluminio se utiliza en la industria automotriz para la fabricación de carrocerías, ejes de transmisión, rines, pistones, radiadores, pistones, parachoques y otras partes de un automóvil.

En el caso de la construcción se registró una contracción de 15.9 por ciento en su PIB durante el primer cuatrimestre de 2020, lo que representa la mayor caída registrada por esta industria desde 1995, de acuerdo con datos de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Fuerte retorno del aluminio

El paulatino retorno de las actividades a estos sectores ha permitido la recuperación de la industria del aluminio en el país y su potencial crecimiento para 2021, aunque no será un camino despejado y sencillo.

“El freno casi total y luego la recuperación parcial de algunos sectores va a implicar que en 2021 veamos números positivos sobre todo partir del mes de abril, aunque el problema va a ser que varios sectores demandantes de aluminio no van a tener la recuperación esperada; por ejemplo, la parte automotriz es probable que se fabriquen alrededor de siete y 10 por ciento menos de automoviles y eso va a afectar la demanda y algo similar va a ocurrir en la aeronáutica”, advierte el director del IDIC.

Otro obstáculo adicional es el aumento de los precios en las materias primas que se observa a nivel internacional, impulsado por la temprana reactivación económica en China y su alta demanda de estos bienes.

1.5

millones de toneladas métricas es la producción anual de aluminio en México

“Está provocando el incremento en precios que están afectando a la producción del mismo y evidentemente pueden empezar a generar presiones en precios en otros sectores”.

Cabe destacar que la producción anual en México del segundo metal más utilizado en el mundo es del orden de 1.5 millones de toneladas métricas, que representa 1.6 por ciento de la fabricación mundial que se calcula en 92 millones de toneladas métricas cada año, según datos de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin).

También puedes leer: Aluminio: Ligero, resistente y de larga duración