Agustin Carstens, exgobernador del Banco de México (Banxico) y actual gerente del Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés), mencionó que gastar en la sociedad, y satisfacer necesidades como jubilaciones, educación, incapacidades entre otros gastos, es progreso y no regresión.

Durante una de sus intervenciones, en las conferencias Santander International Banking Conference, dijo que la política monetaria reduce el costo del capital y eso ayuda a evitar el “pánico financiero”.

Carstens destacó que es necesario introducir un elemento fiscal, como apoyo al crédito o pagos directos.

El exgobernador de Banxico explicó a los espectadores de la conferencia que el sector privado tiene un excedente enorme, porque no todo el mundo puede gastar o le da miedo gastar debido a la incertidumbre provocada por la epidemia de COVID-19.

TE SUGERIMOS: BANXICO EXTIENDE HASTA FEBRERO 2021 MEDIDAS DE APOYO POR COVID-19

Tampoco hay muchos deseos de invertir, por ello, debido a que hay exceso de capacidad y de ahorro, esto se puede absorber a través del deficit público.

Carstens insistió en que hay que entender al déficit público como una parte importante que surge de excedentes privados, sin embargo, explicó que esto no significa que tengamos que mantener el actual nivel de déficit para siempre, sólo momentáneamente.

Según el exgobernador ahora mismo, en la actual coyuntura, si se debe mantener el nivel de déficit, pues se debe hacer crecer la economía, lo que significa absorber los ahorros privados.

Por último, el titular del BIS mencionó que en este momento existe la tendencia a confundir política fiscal expansionista con un mayor déficit del gobierno o un mayor déficit público con respecto al Producto Interno Bruto (PIB), y que “es muy difícil llevar a cabo un cambio sin cambiar esa razón”.

Carstens concluyó que si gravamos y gastamos en la misma medida, todo el gasto se va a gastar y algunos de los impuestos vendrán de ahorros.