¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Indigonomics
Nacional

ECONOMÍA

Acuerdo Transpacífico en vilo

Rolando Hinojosa

El tratado comercial más importante para México desde el TLCAN podría quedar en el olvido por diferencias entre Estados Unidos y Japón. 

Si no se llega a un consenso en la próxima ronda de negociaciones programada para este fin de semana, el acuerdo podría caer en un impasse. 

De aprobarse, el país podría entrar en una nueva era de comercio exterior al consolidarse como el principal centro internacional comercial en América, y la mejor opción para la maquila especializada. 


Oct 21, 2014
Lectura 5 min

38 por ciento del producto interno bruto del mundo corresponde a las economías que se encuentran participando en el TPP http://youtu.be/g-DfqivtZdQ

El tratado comercial más importante para México desde el TLCAN podría quedar en el olvido por diferencias entre Estados Unidos y Japón. 

Si no se llega a un consenso en la próxima ronda de negociaciones programada para este fin de semana, el acuerdo podría caer en un impasse. 

De aprobarse, el país podría entrar en una nueva era de comercio exterior al consolidarse como el principal centro internacional comercial en América, y la mejor opción para la maquila especializada. 

Sin embargo, opositores del tratado argumentan que no hay beneficios para México: la industria automotriz se vería afectada por las exportaciones japonesas a Estados Unidos, y una mayor competencia en el sector textilero para la cual no estamos preparados.

La negociación hostil

Durante meses, las negociaciones del Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (mejor conocido como TPP, por sus siglas en inglés) se mantuvieron sin progreso, a pesar de discursos positivos al respecto en sus dos mayores países participantes: Estados Unidos y Japón.

Pero a finales de septiembre el estancamiento se convirtió en hostilidad, cuando las ofertas de renegociación de tarifas comerciales propuestas por ambos bandos fueron consideradas insuficientes.

Por un lado, aunque el gobierno japonés ha colocado al TPP como uno de sus planes centrales para revivir su economía, no ha logrado asegurar apoyo suficiente para ofrecer reducciones en las tarifas de importación de actividades agrícolas tradicionalmente protegidas, como los cultivos de arroz y trigo, o la crianza de reses y la industria de productos lácteos.

Del lado estadounidense, sin ofertas atractivas por parte de Japón, los negociadores decidieron retirar una oferta de reducción de tarifas a la importación de partes automotrices (uno de los principales productos de exportación de Japón). The Economist reporta que esto propició que el ministro de economía de Japón, Akira Amari, dejara de forma abrupta y enojado las charlas de negociación el pasado 24 de septiembre.

Así, a pesar de los beneficios que el acuerdo traería y que ambos bandos han enfatizado, las tensiones bilaterales y el hecho que los puntos de negociación más importantes no están sobre la mesa, apuntan a un impasse difícil de resolver para el TPP.

Pros: Inicio de una nueva era

Defensores del tratado argumentan que México debe aprovechar las oportunidades del TTP antes de que alguien más lo haga.

Si algo ha quedado claro en los últimos años, es que el proceso de globalización es imparable y es cuestión de tiempo para que otro país, como Chile, Colombia o Brasil, abra sus fronteras comerciales con la región del Pacífico.

México disfruta una posición geográfica preferente al sur de EU y podría convertirse en un canal de distribución para el comercio internacional.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, las exportaciones podrían incrementarse en 150 mil millones de dólares en tan sólo 5 años. Esto significaría un aumento de volumen del 40 por ciento de lo que maneja actualmente el país en operaciones de comercio exterior.

Los cambios podrían revigorizar a la industria maquiladora mexicana, que en los últimos años ha perdido terreno frente a China, que ofrece menores costos de operación y mano de obra más barata.

Para volver a ser competitivos, México debe ofrecer mano de obra especializada y enfocarse en la maquila de servicios, donde países como India y Corea se le han adelantado.

Contras: No estamos listos

En los últimos años, la industria automotriz se ha convertido en el motor de la economía mexicana, lo que podría significar un problema para el TPP.

Japón destaca por ser uno de los competidores más eficientes y temibles en el mercado de automóviles. 

La reducción de barreras arancelarias podría permitir la exportación masiva de vehículos nipones hacia Estados Unidos.

Los opositores del tratado también argumentan que los supuestos beneficios económicos no existen ya que México no tiene nada que ofrecer a los países del pacífico.

Otra de las industrias más vulnerables al TPP es la de los textileros. Países como Vietnam destacan por sus tejidos y podrían mermar la producción nacional.

Históricamente, el sector textil en México cuenta con un fuerte capital político y sigue presionando por obstruir la firma del tratado.

A pesar de las posturas encontradas, existe una hecho irrefutable: el acuerdo del transpacífico es el tratado comercial más importante del sexenio de Peña Nieto. El resultado de las negociaciones todavía es incierto, pero podría concluir este fin de semana.


Notas relacionadas

Feb 26, 2020
Lectura 5 min

ECONOMÍA

Economía lejos del Mexican Moment

Nayeli Meza Orozco


Feb 26, 2020 Lectura 5 min

Feb 25, 2020
Lectura 2 min

Feb 25, 2020
Lectura 2 min

Feb 24, 2020
Lectura 3 min

Comentarios