En los últimos años, hemos observado un fenómeno que está plagando a los gigantes de los juegos de Disparo en Primera Persona: la popularidad del género esta bajando constantemente. Estos títulos ya están lejos de su popularidad de los años 2000 y principios de 2010. Un claro ejemplo es la caída de los tres gigantes del género: Halo, Call of Duty y Battlefield. Si bien cada uno de ellos tiene razones diferentes que vamos a explorar, lo más claro es que los tres están perdiendo bastante audiencia.

Halo – De pionero a quedarse atrás

Existe una realidad muy triste con el icónico juego de disparos de Microsoft, que por sí sólo logró popularizar el género. Existe un chiste dentro de la comunidad de Halo acerca de que la serie murió en Reach. A pesar de ser un chiste, la realidad es que Halo nunca pudo levantarse desde que comenzó a ser desarrollado por 343 Industries (después de Halo Reach). Malas decisiones dentro de la historia y multijugadores no tan optimizados fueron la razón de su caída. Halo era una franquicia que combinaba una historia épica de proporciones similares a Star Wars, un multijugador adictivo y muchas herramientas para su comunidad.  Lamentablemente, con el pasar de los años, la historia se fue en una dirección cuestionable, el multijugador perdió algo de su encanto y la comunidad se fue perdiendo.

La esperanza se cae con Halo Infinite:

Luego llegó el anuncio de Halo Infinite, que levantó las expectativas de todos los jugadores. Desafortunadamente, por la presión para sacar el juego a tiempo se perdieron muchos aspectos que se esperaban. La campaña sufrió de muchos recortes, el multijugador tiene temporadas de 6 meses (un ritmo muy bajo para lo que nos tienen acostumbrados otros juegos como Fortnite) y carece de ciertos modos muy importantes para éste como Flood, Lone Wolves competitivo y Team Slayer competitivo (en un modo único). Halo Infinite es un juego sólido, pero esos aspectos claramente lo afectaron, ya que en la actualidad se juega más Halo: The Master Chief Collection (una compilación que incluye desde Halo: Combat Evolved hasta Halo 4 con sus respectivos multijugador). Esto se debe seguramente a la nostalgia de los fans añorando los “buenos tiempos”.

Ahora que en Halo Infinite llegará la nueva temporada después de una larga espera, con nuevos modos, no se si sea suficiente para agarrar a su audiencia de nuevo. Como está de moda gracias a Fornite, llegará un modo Battle Royale, pero la verdad, yo preferiría un fortalecimiento de los modos que hicieron icónico a Halo.

Call of Duty – El modelo de 1 juego por año te puede “quemar”

Call of Duty tuvo un comienzo más humilde bajo la sombra de Halo, pero eventualmente logró sobrepasarlo con títulos como Call of Duty: Modern Warfare. Esta Franquicia llego a tener (y aún tiene) una comunidad enorme. El problema con Call of Duty es que sus lanzamientos anuales son “demasiado“. Esto no permite optimizar un juego de la mejor manera posible y lo hemos visto con la baja de calidad en las últimas entregas. Al principio Call of Duty tenía campañas interesantes, pero eventualmente dejaron esto a un lado para enfocarse en el multijugador.

Otro aspecto que en mi opinión afecto a Call of Duty fueron sus modelos predatorios de micro transacciones, las cuales buscaban exprimir las carteras de sus usuarios. Después de muchos años de frustración sacaron el “free to play“, Call of Duty: Warzone, para contrarrestar estas frustraciones con el argumento de “es gratis, ahora no te puedes quejar“.  Esta falta de optimización y malas prácticas le han costado 50 millones de usuarios, es decir, un tercio de su audiencia. Al ver esto, decidieron dejar atrás sus lanzamientos anuales y a mí me parece ser la dirección correcta. El tiempo dirá si es lo correcto o no. Por otra parte se deben de hacer esfuerzos para optimizar Warzone más ya que está plagado de Hackers entre otras cosas que lo afectan mucho.

Battlefield – Más grande no significa mejor

Battlefield es otro juego de disparos que se caracterizaba por su lealtad a los momentos históricos que relataban y por sus batallas masivas. Esto fue algo que siempre identificaba a la franquicia, hasta que lo dejaron a un lado para enfocarse en batallas más grandes. Su desarrollo y crecimiento era generalmente positivo y Battlefield 2042 había generado muchísima expectativa. Pero a la hora de jugarlo , los jugadores notaron que quizás más grande no significaba mejor.

Para empezar el juego estaba plagado de bugs, glitches y la monstruosa cantidad de 128 jugadores en mapas enormes provocaba que los encuentros no fueran tan rápidos y a veces debías de caminar enormes distancias para entrar a los combates. Todo esto provocó que la comunidad abandonara el juego (sus picos en steam ahora son de 2000 jugadores) y eso haría que el juego se abandonara por los desarrolladores para enfocarse en los próximos juegos. Una dolorosa pérdida para EA. En la actualidad se desconoce el futuro de la Franquicia pero posiblemente puede ser su final.

Un nuevo tipo de juego de Disparos

Algo que ha levantado en popularidad son las variantes de éste género. Específicamente los Juegos de Disparos de Héroes. Estos juegos se caracterizan por tener diferentes personajes que cuentan con distintas habilidades y toman un rol específico dentro de un equipo (Tanque, Apoyo, Daño, etc). Ejemplos de esta variante son: Overwatch, Valorant, Team Fortress 2. En la actualidad, solamente Valorant tiene popularidad muy alta, pero el interés por Overwatch 2 también está muy presente.

Quizá la realidad es que los juegos de disparos tradicionales se están quedando atrás (tanto en mecánicas y velocidad de nuevo contenido) y esta variación tomará su lugar en el futuro. Mientras los fans de la versión más clásica del género vamos envejeciendo, las responsabilidades aumentan y ya no queda mucho tiempo para jugar. ¿Será el fin de los juegos de Disparos en Primera Persona como los conocemos ?