José Urquidy hizo historia esta noche en la victoria 7-2 de los Astros ante los Braves, pues se convirtió en el primer pitcher mexicano en conseguir dos victorias en Serie Mundial.

El mazatleco se apuntó el triunfo, luego de lanzar cinco entradas, en las cuales toleró seis hits, un jonrón y dos carreras, así como siete ponches. Su primer triunfo fue en el “Clásico de Otoño” de 2019, en el Juego 4 ante los Washington Nationals.

De esta manera, superó a Fernando Valenzuela, Aurelio López y Víctor González, quienes tienen un triunfo en Serie Mundial. Además, es el tercer mexicano que abre un partido de Serie Mundial (Valenzuela, en 1981, y Jaime García en 2011).

Por su parte, el novato dominicano José Siri, que ha pasado la mayor parte de su carrera en las menores, representó la chispa que encendió el desempeño de un equipo cuyas figuras principales tardaron un poco más en brillar.

Su velocidad y agresividad causaron estragos en las bases, lo que derivó en un racimo de cuatro carreras en la segunda entrada para que Houston cortara una seguidilla de cinco tropiezos como locales en el “Clásico de Otoño”.

Lee también: Los Braves pegan primero; derrotan 3-2 a los Dodgers

Houston no ganaba en casa un encuentro de la Serie Mundial desde el 29 de octubre de 2017. Fue el quinto juego, en el que se impuso por 13-12 sobre los Dodgers en 10 episodios.

Por su parte, el venezolano José Altuve disparó un doble en los albores del encuentro y un jonrón en las postrimerías, además de anotar dos carreras.

Por los Bravos, el puertorriqueño Eddie Rosario, se fue de 4-0 y el cubano Jorge Soler de 4-1.