El formidable tridente de ataque conformado por Lionel Messi, Neymar y Kylian Mbappé pudo aportar muy poco y el París Saint-Germain quedó frustrado el miércoles, con un empate de 1-1 ante Brujas en la Liga de Campeones.

En su primer partido de la Champions con un club distinto al Barcelona, Messi estrelló un balón en el larguero. El astro argentino llegó a 150 partidos dentro del certamen, pero no pudo marcar por su nuevo equipo.

Fue la primera vez que el estratega argentino Mauricio Pochettino envió a la cancha simultáneamente a sus tres superestrellas.

El PSG comenzó ganando el encuentro con gol de Ander Herrera al minuto 15; sin embargo, el club local empató el partido al 27’ gracias a Hans Vanaken.

Otro que debutó en el máximo torneo continental con su nuevo equipo fue Jack Grealish, quien aportó un tanto en la goleada de 6-3 que el Manchester City le endosó al Leipzig.

El retorno de Antoine Griezmann al Atlético de Madrid distó de ser brillante. El atacante francés fue abucheado y su equipo igualó sin goles frente al Porto.

Quien tuvo un debut espectacular fue Sébastien Haller, quien marcó cuatro veces para que el Ajax apabullara 5-1 a domicilio al Sporting de Lisboa.

Lee también: La espera terminó y PSG presenta a su nueva joya: Lionel Messi

Por su parte, Erling Haaland volvió a anotar y el Borussia Dortmund se llevó una victoria 2-1 de visita al monarca turco Besiktas en su estreno en la Liga de Campeones.

Jude Bellingham, el volante inglés de 18 años, brilló al marcar el primer gol del Dortmund y luego habilitar a Haaland para que el delantero noruego firmase su noveno tanto en seis partidos en todas las competiciones esta temporada.

Haaland facturó 10 goles en ocho partidos de la Champions para el Dortmund en la pasada edición.