Donald Sterling se encargó de levantar la franquicia de Los Clippers de Los Ángeles… y él mismo se encargó de quedar fuera de ella.

Adam Silver, comisionado de la NBA, confirmó en rueda de prensa una noticia que ya se veía venir desde el fin de semana, y que sería el mínimo castigo que esperaban todos en el mundo del básquetbol de Estados Unidos: el empresario Sterling fue sancionado de por vida en la NBA. 

“Prohibo al señor Sterling de por vida de toda asociación con los Clippers y/o con la NBA”, declaró Silver.

El máximo mandatario de la NBA confirmó que la sanción económica al aún propietario de la franquicia angelina será de 2.5 millones de dólares, y que tratará de que Sterling venda al equipo lo antes posible.

El polémico dueño se hundió desde el momento en que salieron a la luz sus declaraciones, donde le pedía a su novia que no llevará personas negras a su estadio.

Entre los posibles candidatos para convertirse en el nuevo dueño de Los Clippers, aparece el nombre del exbasquetbolista Earvin “Magic” Johnson.

“‘Magic’ Johnson y sus compañeros multimillonarios, los Socios de Guggenheim, quieren una oportunidad para comprar a Los Clippers de Los Ángeles”, reportó el sitio Yahoo Sports según fuentes oficiales. 

“Magic” fue una de las primeras voces que repudiaron las declaraciones de Sterling, y pidió una sanción ejemplar para el polémico empresario.