El condado de PyeongChang no solo será un sitio que se recuerde por haber albergado los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno del 2018, sino por ser el lugar en el que norcoreanos pisaron “territorio enemigo” para competir de manera oficial.

Tras haberse reunido para analizar la posibilidad de que Corea del Norte pudiera competir en la justa que se realizará del 9 al 25 de febrero en Corea del Sur, se llegó a un acuerdo.

Las buenas noticias para los atletas norcoreanos aumentaron, ya que además de este acuerdo al que se llegó, el Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que amplió el plazo para el registro de deportistas Corea del Norte para los Juegos Olímpicos de Invierno.

El COI reconoció que apoyará a los deportistas norcoreanos que realizarán las pruebas de clasificación, pero seguirán respetando las sanciones que la ONU mantiene impuestas a aquel país.