Raúl Jiménez, delantero de los Wolverhampton Wanderers, jugó este sábado su primer partido desde que salió del campo en camilla con una fractura de cráneo hace casi ocho meses.

El jugador de la selección mexicana, que llevaba un protector en la cabeza, jugó en un amistoso contra el Crewe de la tercera división, en la preparación de los Wolves para la temporada de la Liga Premier.

“Ocho meses de trabajo duro y rehabilitación han culminado en este momento”, tuiteó el club.

Durante el partido, Jiménez tuvo momentos positivos en el terreno de juego y minutos antes de su salida del campo impactó un esférico en el travesaño, mismo que llegó de un tiro libre de fuera del área que se quedó a nada de marcar un golazo en su regreso a las canchas.

Jiménez fue operado en noviembre después de un choque de cabezas con el defensor de Arsenal David Luiz durante un partido de la Premier. Los dos saltaron en busca del balón tras un tiro de esquina y a Jiménez lo retiraron del campo en camilla, con una máscara de oxígeno.

El jugador de 30 años tuvo un buen comienzo de temporada con cuatro goles en 10 partidos de la Premier. En tres temporadas con los Wolves, ha anotado 31 goles en 66 partidos.

Apoyo incondicional

Tras darse a conocer la noticia de su regreso Guillermo Ochoa, portero del América y la selección mexicana que participara en Tokio 2020, le mandó un mensaje a través de Instagram: “Qué gusto verte de nuevo disfrutando y donde eres feliz. Tu alegría es nuestra alegría”, escribió desde Japón  el arquero nacional. De igual forma, la cuenta de la selección mexicana se alegró por la vuelta del ariete.

Te puede interesar: Detectan primer positivo de COVID-19 en Villa Olímpica de Tokio 2020