Las estadísticas los habían puesto como favoritos para coronarse en la NBA luego de aquel regreso del domingo, donde se pusieron arriba en la serie.

Ahora el Miami Heat puede ser un nuevo ejemplo de los números que aseguran que bajo el formato de 2-3-2, el equipo que gana el tercer partido tras ir 1-1 en la serie, termina por convertirse en el nuevo campeón. Algo que han hecho 11 de los últimos 12 ganadores en la NBA.

Esta noche a las 20:00 horas y ante su gente, Miami buscará dar el último golpe a un Thunder de Oklahoma que se complicó la vida tras caer en el cuarto duelo por 104-98 el martes y ponerse contra la pared 3-1 en la serie.

Para el quinto compromiso de la Final, Miami sí podrá contar con LeBron James, quien fue atacado por calambres.

“Estaré listo para jugar. Tengo que hidratarme mejor y descansar muy bien las próximas horas para no tener ningún problema”, declaró LeBron.

Ahora no sólo las estadísticas están del lado del “Calor”, sino también las casas de apuestas, ya que únicamente ocho equipos en la historia han desperdiciado una ventaja de 3-1, pero ninguno lo ha hecho en unas Finales.

Miami Heat tiene una mano en el que sería su segundo cetro de su historia, el primero desde 2006, sólo necesitan completar su trabajo esta noche.