A partir del próximo año, las finales de la NBA “volverían al pasado” al adoptarse un cambio en la programación de los partidos.

Según la cadena ESPN, el formato 2-3-2 que se emplea desde 1985 dejaría de usarse y en su lugar se adoptaría el ya conocido 2-2-1-1-1, en la rotación de los juegos de finales.

“La idea se planteó en el comité de competencia y fue bien recibido y el comité finalmente votó de manera unánime para recomendar el cambio en el formato”, dijo el vocero de la NBA, Tim Frank.

Los defensores del cambio consideran que el formato 2-3-2 genera cierta ventaja con el equipo de casa al mejor sembrado. El Miami Heat ganó los juegos 6 y 7 en casa, lo que le permitió coronarse campeón en junio pasado, aunque han sido apenas el cuarto equipo en 29 años que lo consigue.