Los jugadores y empleados de equipos de la NBA que no se han vacunado tendrán que someterse a pruebas semanales de COVID-19 esta temporada, dijo la liga en un memorándum a los clubes el martes.

Va a haber ciertas excepciones, dijo la liga, tales como cuando la persona no vacunada se ha “recuperado recientemente” del COVID-19.

Pero para el resto, no se requerirán pruebas a menos que sea “instruido por el médico del equipo o un medico de la liga o autoridad del gobierno”, dijo la liga

Las mascarillas no serán requeridas

Aunque serán recomendadas para uso en interiores en áreas en las que los niveles del coronavirus sean considerados elevados por las autoridades.

La política para la próxima temporada, que fue aceptada por el gremio de jugadores.

Ha sido desarrollada en las últimas semanas y es coherente con lo que dijo el mes pasado el comisionado Adam Silver que él esperaría.

“Parece que estaremos en nuestro sendero normal respecto a cuándo comienza la temporada.

En términos de los protocolos para el juego”, dijo Silver en una reunión de la Junta de Gobernadores de la liga a mediados de julio.

“He aprendido en los últimos 2 años y medio a no hacer predicciones en lo que se refiere al COVID, sino simplemente decir que estaremos preparados para lo que venga”.

La mayoría abrumadora de los jugadores y empleados de la NBA fueron vacunados la campaña pasada.

Y la liga dijo que recomienda firmemente que esas personas sigan al día en su estatus de vacunación.

Lee también: Juan Toscano abandona la Selección Mexicana para reportar con Lakers

 

Eso significa no solamente recibir todas las dosis en las series iniciales.

Sino también todos los refuerzos que son recomendados por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades.

Todos los baloncestistas y empleados de los equipos tendrán que someterse a pruebas si muestran síntomas, además de tener que reportar esos síntomas.

Y cualquier resultado positivo o no concluyente de pruebas no administradas por el equipo o la liga.

Tendrán que reportar también cuando alguien en su hogar da positivo.