Hace unos días concluyeron los Juegos Olímpicos, sin embargo, muchos atletas continúan haciendo historia.

El pasado lunes 16 de agosto, se reveló que la atleta Maria Andrejczyk, lanzadora de jabalina polaca que ganó la medalla de plata en Tokio 2020, subastó su presea de segundo lugar para donar las ganancias a una recaudación de dinero para la cirugía de corazón de un pequeño.

Tras lograr el segundo sitio en Tokio 2020, con una distancia de 64.61 metros, solo detrás de los 66.34 de la china Liu Shiying, Maria decidió que lo mejor era subastar su presea y así ayudar a Miloszek, un bebé polaco de 8 meses, que necesita una cirugía de corazón.

Te puede interesar: La voluntaria japonesa que ayudó a Jamaica a ganar una medalla de Oro

La cadena de tiendas de conveniencia Żabka Polska, fue la ganadora de la subasta, al pagar por la presea la cifra de 125 mil dólares.

Sin embargo, la cadena determinó que Andrejczyk conservará su medalla, a pesar de que el gobierno polaco ya había anunciado  que le otorgará una réplica a la atleta, esto no sólo por su logro olímpico, sino por su carácter humanista.

Gracias a la contribución de la tienda, la recaudación de fondos va con buen camino, y actualmente se encuentra a menos de 10% de la meta de 385 mil dólares.

La familia del menor ya tiene planeada realizar la cirugía en la Universidad de Stanford.