Y si la edad no es un impedimento para imponer marcas en el mundo del deporte, tampoco lo es tener una discapacidad.

Heather Mills se convirtió en la mujer con discapacidad más rápida del mundo, luego de alcanzar los 164.95 Km/h sobre esquís.

Quien fuera la pareja de Paul McCartney, perdió la mitad inferior de su pierna derecha después de un accidente en moto en 1993, pero eso no le impidió realizar deporte.

“Me encantaría inspirar a los que dudan de sus capacidades, con o sin discapacidad, para salir del sofá y hacer algo que impulse su voluntad de vida”, dijo Mills, quien espera ganar un oro en el descenso en los Juegos Paralímpicos de Corea.