En 1951, los titulares de la prensa nacional se invadieron con un solo nombre en la primera plana: ‘Atlas, Campeón de Liga’, ‘Atlas, un digno Campeón’, ‘Atlas, primer campeón de Jalisco’, ‘¡Se coronó el Atlas!’ y la euforia por resaltar ese logro no era cualquier cosa, ya que significaba la primera estrella del equipo tapatío en el futbol profesional de México.

Sin embargo, esa alegría para los aficionados rojinegros ha sido la única vez que han probado las “mieles” de un título. Es un lejano recuerdo. Sí, han pasado 70 años de aquel campeonato para “Los Zorros”.

Pero, la historia puede cambiar, la cercanía de su segunda estrella en la Liga MX es una realidad no tan lejana, y a diferencia de otros torneos donde sólo son un equipo del montón, “La Furia” se hace presente y sí, se colocan como los favoritos al título.

Las razones para pensar en eso sobran, y mucho, pues si bien, los “Rojinegros” no llegan como el superlíder, sí lo hace como el segundo mejor equipo de la temporada, luego de sumar 29 puntos, tras ganar ocho partidos, empatar cinco y perder sólo cuatro encuentros.

Pero también, “Los Zorros” han finalizado la fase regular del campeonato mexicano como la segunda mejor defensa de la liga, luego de permitir sólo 10 anotaciones. ¿Recuerdan ese viejo adagio en el deporte que dice que las defensas ganan campeonatos?

“La verdad es una responsabilidad muy grande porque cargamos con el sueño de millones de personas: de niños, de jóvenes, de adultos, de mayores, de gente que ya no está con nosotros y se fueron queriendo ver al Atlas jugar una Final, y queriendo ver al Atlas campeón”, dijo Edgar Zaldívar, medio del club Rojinegro.

No obstante, aunque las estadísticas son alentadoras, su rival y único obstáculo que lo separa de ese campeonato es una “fiera” y más cuando se enfrentan entre sí.

León puede convertirse en el gran antagonista de esta historia motivacional y hay hechos que respaldan su papel como “villano” en esta Final, que será la primera entre ambos conjuntos, esto a pesar de que son dos “viejos” del futbol mexicano. Cuando el Atlas se coronó, el León era una de las grandes potencias de la incipiente época profesional, pues ya tenía dos títulos en su haber e incluso consiguió su tercera corona en la temporada 1951-1952, es decir, al año siguiente que lo hicieran los “Rojinegros”.

Ahora, ya van por la novena corona y en los enfrentamientos que han tenido estas dos escuadras en torneos cortos, Atlas sólo ha ganado nueve veces, mientras que León tiene 15 victorias y siete empates.

Aunque ese no es el único registro que se tiene de manera alentadora para “La Fiera”, pues abrirá la Final en su casa, donde estos dos equipos se han enfrentado en 16 ocasiones, y León tiene un saldo a favor de 10 ganados, dos perdidos y cuatro empates.

Pese a este buen registro, la realidad es que los “esmeraldas” no se confían de los números, por lo que tendrán que “cazar a su presa” con cuidado de no salir “mordidos”, tal y como le pasó a Pumas en la ida de las Semifinales.

“Atlas es un equipo muy completo, por algo fueron segundos y ahora están en la Final, creo que se defienden demasiado bien y al atacar no lo hacen nada mal. Son un equipo bastante completo, complicado y sólido, pero nosotros también lo somos y será una Final muy linda, pero complicada.

“Cualquier equipo puede ganar, pero aquí hay un poco más de posibilidad por el excelente plantel que tenemos, a eso venimos. Si no consigues el objetivo es lo mismo que haber quedado en el último lugar”, dijo antes del partido el jugador de León, Santiago Ormeño.

Atlas y León abrirán la Gran Final de la Liga MX este jueves en punto de las 21:05 horas en la cancha del Nou Camp.

También puedes leer: También celebran en liga femenil: Atlas está en Semifinales tras vencer 2-1 a Santos