Matar a más de 2 mil perros y gatos callejeros que viven en los alrededores de la ciudad de Sochi, es el plan que tienen las autoridades de la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno del 2014 para no dar una mala imagen internacional.

Esta información se dio a conocer por el diario RBC, un periódico de negocios ruso y el sitio oficial de Rusia para las licitaciones públicas, medida que se reconoce no es la mejor, pero es la que pondrán en acción.

“Es obvio que no debe haber ningún animal en las calles. Tenemos responsabilidades con la comunidad internacional. La matanza (de los animales) es solo una manera más rápida para resolver esta tarea”, dijo Sergei Krivonosov, un funcionario de gobierno en entrevista con RBC.

Krivonosov agregó que él no estaba de acuerdo con la decisión, pero implementar refugios sería una presión sobre las finanzas de la ciudad. 

Esta situación se compara con lo vivido previo a los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004, cuando activistas de los derechos de los animales alertaron sobre rumores de que el gobierno helénico planeaba exterminar a miles de perro callejeros.