El futbol americano de la NFL llega a la semana máxima de cada año, en el que la parafernalia del Super Bowl se roba toda la atención; sin embargo, mientras Tampa Bay y Kansas City planean cómo enfrentar el domingo estelar, otros equipos ya están en la formulación de la siguiente temporada en el Draft.

Mientras llega el 29 de abril, día en que comenzará el Draft de la NFL, los equipos que tuvieron los peores récords del 2020 empiezan a mover sus piezas para reestructurarse y salir de los últimos puestos.

En esta campaña que culminará el próximo domingo en Tampa Bay, hubo equipos que concretaron su proceso de renovación, al pasar de los últimos puestos a tener marcas ganadoras y haber clasificado a playoffs, o quedarse muy cerca, como los Miami Dolphins, Buffalo Bills o los Cleveland Browns.

El conjunto más golpeado por derrotas fueron los Jacksonville Jaguars, que tuvieron solo una victoria y 15 derrotas, la peor marca de la franquicia en sus 25 años de existencia, por lo que el pick 1 del Draft es para ellos. Pese a que Gardner Minshew dio destellos de talento, el puesto de quarterback está vacante, por lo que las apuestas indican que los de Florida escogerán a Trevor Lawrence o Justin Fields.

Este conjunto tendrá dos selecciones en la primera ronda, lo que les garantizará un par de jugadores de mucha calidad, además, Doug Marrone fue despedido y el nuevo coach, Urban Meyer, cuenta con una larga y exitosa trayectoria en el futbol americano colegial, por lo que se espera un gran trabajo con los jóvenes.

Del mismo modo, a través de la agencia libre buscarán jugadores que fortalezcan los distintos sectores, y ya se han publicado rumores en medios estadounidenses que Meyer desea a Ezekiel Elliott, corredor de los Dallas Cowboys y que no es del agrado de Mike McCarthy.

Otro equipo que cambiará de rostro son los New York Jets, a quienes se acusó de jugar para perder la mayor cantidad de partidos y tener la primera selección; sin embargo, al final ganaron dos partidos y se prevé que escogerán al quarterback que no sea tomado por Jacksonville.

Los malos resultados también le costaron el trabajo al coach Adam Gase, y su lugar fue tomado por Robert Saleh, quien fuera coordinador defensivo de los San Francisco 49ers, sector que más cirugía requiere en el equipo al haber culminado 2020 entre las peores defensas en todas las estadísticas.

El tercer escalón del Draft será para los Miami Dolphins, luego de haber obtenido ese lugar que correspondía a los Houston Texans. Los de Florida se quedaron cerca de clasificar a playoffs, y esta posición les permitirá obtener un jugador que fortalezca el proceso de reconstrucción que comenzaron desde el año pasado, cuando tomaron a Tua Tagovailoa como su pasador del futuro.

Atlanta, Cincinnati y Philadelphia son otros equipos que viven un presente parecido, incluso sus récords de 2020 son similares.

Los obligados al buen Draft

Fuera de los que tuvieron las peores marcas, otros equipos que decepcionaron están obligados a tomar buenos elementos, tanto procedentes del colegial como de la agencia libre, como los Dallas Cowboys, cuya urgencia es fortalecer su línea ofensiva que esta campaña fue un desastre.

Los Angeles Rams cedieron su lugar en el Draft a Jacksonville, por lo que de inmediato trabajaron, al incorporar a Matthew Sttaford, quarterback intercambiado con los Detroit Lions. El equipo angelino no le tuvo más paciencia a Jared Goff y así como no dudaron en su momento para deshacerse del corredor Todd Gurley, ahora lo hicieron con el que iba a ser su pasador estelar.

La interrogante es con los New England Patriots, acerca de si seguirán buscando al sucesor de Tom Brady o se irán por un jugador de otra posición y mantendrán la confianza en Cam Newton.

También puedes leer: Con rumbo a la primera selección del Draft