¿Quién dijo que los momentos dramáticos no son para el domingo? Primero, la Fórmula 1 definió en la última vuelta su campeonato y siguiendo ese mismo guión, Atlas hizo lo propio tras vencer a León en tanda de penaltis 4-3 (3-3 en el marcador global).

Aquí la fábula no fue una realidad, ya que “Los Zorros” se convirtieron en cazadores y devoraron a su presa para conseguir su segundo campeonato en Liga MX.

En el primer tiempo, a pesar de que León inició con más ritmo, Atlas supo contrarrestar esos ánimos y dominó los primeros 45 minutos. Prueba de ello es que al minuto 25, Julián Quiñones aprovechó un despeje de su portería y quedó frente a frente con Rodolfo Cota.

La oportunidad no la quiso desaprovechar, pero la suerte no estaba de su lado, ya que picó la pelota con éxito, pero esta se estrelló en el poste.

Más tarde, Julio Furch tuvo otras dos oportunidades para empatar el marcador global, pero tampoco tuvo éxito, ya que ambos remates fueron frenados por el cancerbero del equipo rival.

Para la segunda mitad, “Los Zorros” parecían más “Fiera” que León, pues nuevamente comenzó a tambor batiente y sí, la fórmula de presionar funcionó: al minuto 54, Aldo Rocha marcó el gol del empate en el marcador global, lo que le dio vida a los “Rojinegros” para seguir soñando con el campeonato.

Lee también: Conoce al aficionado de 88 años que vio al Atlas campeón en 1951

La oportunidad de superar el marcador existió minutos después cuando Saldívar remató de cabeza solo sin portero y el balón se estrelló en el poste y el balón hizo una mala broma.

Pero no hubo más y los de Guanajuato arrancarían los tiempos adicionales con un hombre menos tras la expulsión de Emmanuel Gigliotti. La prórroga fue un puro trámite, debido a que las lesiones y el cansancio jugó un papel todavía más importante y provocó que el juego fuera neutro sin un equipo que tuviera la ventaja.

En la tanda de penaltis la localía cobró factura y de los cinco tiros que tuvo el Atlas hizo efectivos cuatro, mientras que a León, el “colmillo” le falló y sólo marcó tres, siendo “Chapo” Montes el villano al errar el último disparo de los “esmeraldas”.

Luego, vino Julio Furch y anotó el penalti más importante en más de medio siglo para el Atlas. Así finalizó con una sequía de 70 años.