Finlandia no volvió con las manos vacías de la Eurocopa 2020: se han detectado 80 casos positivos por COVID-19 entre sus aficionados.

Tal registro de contagios, se dio luego de que los seguidores finlandeses fueran sometidos a pruebas en la frontera a su regreso de San Petersburgo, Rusia, donde los nórdicos disputaron el lunes su último partido de la Eurocopa contra Bélgica.

El Instituto Finlandés de Salud y Bienestar (THL) advirtió de que la cifra real de contagios podría aumentar, por lo que pidió a los aficionados que se desplazaron a Rusia que eviten los contactos sociales y se hagan una segunda prueba PCR transcurridas 72 horas.

“La pandemia de covid-19 en Rusia ha empeorado muy rápidamente en junio. La incidencia acumulada en San Petersburgo es de 240, mientras que en Finlandia es de 19, por lo que el riesgo de infección en San Petersburgo es claramente más alto que en Finlandia”, advirtió THL en un comunicado.

El pasado martes, alrededor tres mil finlandeses hicieron fila en la frontera con Rusia por más de tres horas para hacerse la prueba PCR, con temperaturas de hasta 30 grados.

Sin embargo, se permitió al menos a 800 aficionados entrar al país sin hacerse el examen ante la falta de pruebas, por lo que temen que aumente la cifra de contagios importados de Rusia.

Lee también: Hallan variante Delta de COVID-19 en Eurocopa

La selección finlandesa participó por primera vez en su historia en la fase final de un gran torneo, lo que despertó un auténtico “boom” futbolístico en el país nórdico.

Más aún, luego de que en su debut derrotó a Dinamarca; sin embargo, no pudo avanzar a los Octavos de final tras perder con Rusia y Bélgica.

Finlandia es el segundo país en alerta por contagios de COVID-19 en la Eurocopa, luego de que en Dinamarca ya se presentaran tres casos con la variante Delta en aficionados que asistieron al juego ante Bélgica.