Tras su última operación de rodilla, Roger Federer no espera estar de regreso en las canchas a tiempo para disputar el torneo de Wimbledon el próximo junio.

El astro suizo de 40 años, dueño del récord de ocho títulos en el All England Club, afirmó en una entrevista publicada el miércoles en Suiza que le daría igual poder retornar en 2022 o 2023. “La verdad es que estaría increíblemente sorprendido de jugar Wimbledon”, dijo Federer al diario Tribune de Genève.


Federer señaló que aún tiene la ambición de disputar otra final de Grand Slam. “Creo en este tipo de milagro”, dijo el protagonista de 31 finales en las grandes citas y triunfador en 20 de las mismas. “Los milagros existen en el deporte”.

Federer explicó que los plazos para un retorno al circuito quedarán definidos una vez complete varios meses de rigurosa rehabilitación tras la cirugía a la que se sometió en agosto.

Wimbledon arranca el 27 de junio, y Federer no ha disputado un partido en la gira de la ATP desde julio, cuando cayó en sets corridos en los Cuartos de final del major londinense. Unas semanas después, se sometió a su tercera operación de rodilla en 18 meses.

Lee también: Federer estará fuera “muchos meses”; se operará de nuevo

“Que quede claro, mi vida no se derrumbará por no poder jugar otra final de Grand Slam”, dijo. “Pero mi máximo sueño es poder volver a ese escenario. Me gustaría volver a ver por última vez lo que puedo lograr como tenista profesional”, añadió.

Federer, obviamente, dio por descontada también su participación en el Abierto de Australia.