Los jugadores de la selección de Alemania se taparon la boca en la foto de equipo antes de su primer partido en Qatar como protesta contra la FIFA, que amenazó con amonestar a jugadores que portaran un brazalete antidiscriminación.

El equipo se colocó para la formación tradicional antes del saque inicial ante Japón y los 11 jugadores se cubrieron la boca con la mano derecha. “Fue un gesto del equipo, de nosotros, de que la FIFA nos está amordazando”, dijo el técnico Hansi Flick tras la derrota de su equipo.

Los alemanes respondieron así a la advertencia de la FIFA, que se hizo a las siete federaciones europeas, entre las que estaba Alemania, de que los jugadores serían sancionados si empleaban el brazalete de la campaña “One Love”.

El capitán Manuel Neuer y otros seis capitanes de selecciones europeas habían previsto llevarlo en sus debuts en el Mundial.

La federación alemana (DFB) tuiteó un comunicado en el que plasmó su postura durante el transcurso del partido de ayer.

“Con el brazalete de nuestro capitán queríamos mandar un mensaje sobre los valores de la selección nacional: diversidad y respeto mutuo. Alzar la voz junto a las demás naciones”.

Qatar ha sido criticado por su historial de violaciones a los derechos humanos y por las leyes que penalizan la homosexualidad.

Flick y el presidente de la Federación Alemana, Bernd Neuendorf, fueron críticos con esta medida. El segundo dijo que se trataba de “otro golpe bajo” de la FIFA. Al cierre de esta edición, el organismo no había hecho comentario alguno sobre el gesto de los alemanes.

Por su parte, la ministra alemana del Interior, Nancy Faeser, quien también es responsable de la cartera de deportes, utilizó el brazalete de “One Love” en la grada. Presenció el choque sentada al lado del presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

Te puede interesar: Japón remonta y le gana a Alemania en Qatar 2022a