Son cuatro jornadas y el afilador comienza a sacar chispas. El inicio desalentador de Chivas parece no dar tregua a la amargura, poniendo en riesgo la ‘cabeza’ de John Van’t Schip.

Tras el 1-1 con Morelia en el Omnilife, la caldera del holandés sigue aumentando su presión ante la afición del chiverío, que espera sin cambios un mejor futuro para el plantel.

Sin conocer la victoria en lo que va de su gestión, incluyendo el Clausura 2012 y los juegos de pretemporada, el estratega rojiblanco sigue en la lista de los timoneles con peores inicios en la historia del club, haciendo más tensa la situación que viven y que sigue respaldando Jorge Vergara.

Lo que salvaría a Van’t Schip deriva del fin de Londres 2012, pues vuelven Marco Fabián, Jorge Enríquez y Miguel Ponce, además de Antonio Rodríguez, esperando a que ayuden a salvar el barco que semana a semana se hunde.

Sigue perdido

El español Luis García no termina de acoplarse y parece que la presión de anotar no le llega por ningún lado

Tras cuatro jornadas y dos meses de acomplamiento, Luis García Fernández no le agarra el ritmo al futbol mexicano desde su posición como centro delantero.

Mientras el resto de los españoles en la Liga MX hacen lo suyo, como Marc Crosas, de Santos, y Raúl Tamudo, de Pachuca, con las cuatro jornadas disputadas; y Luis García, de Pumas, que ya anotó gol, el atacante felino sigue sin destacar.

Pese a que la directiva ha pedido objetividad para enjuiciar al ibérico, lo cierto es que mientras no asiente su potencial con goles el equipo seguirá necesitando de la aparición de otros elementos.

Del total de los ocho goles anotados, solo uno de ellos ha sido de un delantero: Alan Pulido. El resto se reparte entre Juninho, Manuel Viniegra, Hugo Ayala y el capitán Lucas Lobos, lo que genera presión extra para que García responda como el plantel lo requiere.