Los comics nos enseñaron que “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” y los luchadores, quienes son los superhéroes de carne y hueso, han sabido respetar esa frase que, aunque es ficticia, representa muy bien su profesión dentro y fuera del ring. El Dragón, futura promesa de Kaoz Lucha Libre en Estados Unidos, comenta que estas palabras describen muy bien su personalidad, ya que para él: “ser luchador no es sólo cuando lleves la máscara, es ser luchador 24/7”.


Yo siempre lo he dicho un luchador es un luchador 24/7, yo no espero hasta ponerme la máscara para ser el luchador que soy, porque yo vivo como un luchador todos los días, me dedico al gimnasio, entrenar y así, toda esa rutina que te hace mejor, y como te digo, para mí pues ha sido algo muy bonito, han sido años muy fuertes, pero he sido bendecido con muchas grandes oportunidades

El Dragón

Luchador de Kaoz Lucha Libre

Originario de El Paso, Texas, pero de ascendencia mexicana, El Dragón comenta que si ve la lucha libre de esa manera es porque desde muy joven aprendió que si se quiere cumplir cualquier objetivo se tiene que batallar para lograrlo, más cuando no vienes de una familia luchadora.

“La verdad es que sí ha sido muy difícil. Luego, como te dije, empecé muy, muy chavito, muy niño y además yo soy el primer miembro de mi familia en practicar lucha, eso lo hace más complicado porque no tienes nadie que te apadrine o te ayude en tus primeras luchas, te las tienes que arreglar tú sólo.

“Además, en un momento sí hubo compañeros que agarraron coraje hacia mí, envidia, y no me quedaba de otra más que aguantar los madrazos y no rajar leña. No te voy a mentir, pero de verdad es que sí hubo momentos en los que me preguntaba: ‘¿qué estoy haciendo aquí?’, ¿por qué sufro porque quiero? Y después ya sólo fue cosa de ganarme el respeto”, agrega el gladiador.

Pese a esas adversidades, El Dragón no “perdió el vuelo” y decidió enfrentar sus problemas con ‘fuego’, pues a pesar de que todo parecía, tal vez, estar en su contra, el talento fue hablando por sí sólo y eso se reflejó en su debut y en su desarrollo como profesional.

“Cuando yo llego a la escuela de Los Cobardes la sorpresa fue que me desarrollé muy bien porque parecía que yo llevaba años entrenando y no era así, hacía cosas que otros luchadores no hacían y eso llamó su atención, gracias a ellos que vieron un futuro en mi estoy aquí, porque desde que yo estoy con ellos se enfocaron en mí para salir adelante en este deporte.

“Debo decir que, gracias a esa dedicación, mi debut fue de ensueño porque puedo decir que yo debuté en una lucha estelar junto a Cinta de Oro y El Cobarde y para mí fue algo muy especial porque no todos tienen la oportunidad de debutar en ese plano, obvio que después llegaron las críticas porque pues era mi primera lucha, pero demostré por qué me pusieron ahí”, manifiesta.


La verdad es que sí ha sido muy difícil. Luego, como te dije, empecé muy, muy chavito, muy niño y además yo soy el primer miembro de mi familia en practicar lucha, eso lo hace más complicado porque no tienes nadie que te apadrine o te ayude en tus primeras luchas, te las arreglas solo

El Dragón

Luchador de Kaoz Lucha Libre

El Dragón Siempre preparado

Aunque este año será atípico para la lucha libre, El Dragón menciona que sin importar lo que pase, debido a que la pandemia de COVID-19 frenó toda actividad luchística, él aprovechará toda oportunidad que le llegue a sus manos, tal y como lo hará ahora como una de las nuevas caras de Kaoz Lucha Libre, donde será el encargado de abrir las puertas a la empresa en Estados Unidos.

“Yo no puedo ver el futuro para saber qué va a pasar, pero lo que puedo prometer es que cualquier otra oportunidad que me llegue la voy a aprovechar al mil por ciento. Me voy a seguir preparando y entrenando en el gimnasio y voy a seguir dedicando a este gran deporte con mucha pasión. Lo voy a seguir haciendo con corazón. Así que no pierdan de vista al Dragón, porque el 2021 va a ser mi año perfecto”, finaliza.

También puedes leer: Eddie Cota, latino en lucha de las minorías en APAP