Después de 26 años y 31 equipos, siete de ellos en México, Sebastián “Loco” Abreu mañana pondrá fin a su carrera, cuando su equipo actual, el Sud América, enfrente al Liverpool, en la quinta fecha del torneo uruguayo.

“Contra Liverpool se baja el telón”, dijo el jugador, quien debutó el 4 de junio de 1995 con el Defensor Sporting justamente ante el rival que enfrentará mañana. “Después de 26 años tomé una decisión con convicción obviamente, entendiendo que es el momento justo, estando activo, jugando en primera, vigente, creo que es la forma, el equipo está bien, es el momento indicado”, dijo a ESPN Uruguay.

Abreu llegó a México en 1999 para jugar con los Tecos y aquí hizo una carrera que lo llevó a jugar también para Cruz Azul, América, Dorados –coincidió con Pep Guardiola–, Monterrey, San Luis y Tigres. No pudo ser campeón con ninguno de ellos, pero consiguió cuatro títulos de goleo y siempre fue un delantero de respeto.

Además de su natal Uruguay, su trayectoria profesional lo llevó a equipos en Argentina, Brasil, México, Chile, Ecuador, Paraguay y El Salvador; en Europa, militó en clubes de España, Grecia e incluso en Israel.

Lee también: Corona revela regaño de Reynoso en final; nos dijo “si queríamos quedar como pendejos”

Tantos cambios de equipo le valieron ser reconocido en 2018 con el Récord Guinness como el jugador con más fichajes en la historia. En aquel entonces, tras su paso al Audax Italiano de Chile acumulaba 26 y superaba la marca que compartía con el alemán Lutz Pfannenstiel. Para el organismo internacional, la cuenta de transferencias es de 29, no de 31.

El momento cumbre de sus locuras llegó en un Mundial, en Sudáfrica 2010. En los Cuartos de Final ante Ghana, Abreu hizo el gol de penalti decisivo que llevó a Uruguay a la Semifinal del torneo y lo hizo al estilo “Panenka”, lo que causó revuelo a nivel global.

Con la selección de Uruguay, disputó 70 partidos, hizo 26 goles, jugó en dos Mundiales (2002 y 2010), y fue campeón de la Copa América Argentina 2011.