El expateador de la NFL Josh Lambo presentó una demanda contra los Jacksonville Jaguars, a quienes exige que le restituyan su salario de 3.5 millones de dólares y una indemnización por el estrés emocional que le habría causado el exentrenador Urban Meyer.

El periódico Tampa Bay Times fue el primer medio en informar los detalles de la demanda interpuesta el martes en la Corte del Cuarto Circuito Judicial en el condado de Duval.

Por medio de la denuncia, Lambo afirma que Meyer y los Jaguars crearon un ambiente laboral hostil. De acuerdo con la demanda, Lambo asegura que su rendimiento bajó como resultado de haber sido víctima de una patada y abusos verbales por parte de Meyer.

Lambo busca un proceso con jurado y espera que se le otorgue su pago retrasado de salario por el 2021 (3.5 millones de dólares) con intereses, así como una “compensación por cualquier daño especial sufrido por el estrés emocional y daño a su reputación, así como honorarios de litigio” entre otros costos.

Los Jaguars despidieron a Meyer en diciembre, 15 horas después de que el Times reportó que éste pateó a Lambo durante una práctica meses antes.

Las acusaciones de Lambo no influyeron en la decisión del dueño Shad Khan de despedir a Meyer, que puso fin a una de las gestiones más deficientes y escandalosas por parte de un entrenador en la historia de la NFL.

Lee también: Brady será analista en TV cuando se retire

Debido a que Lambo reportó el incidente de la patada al consejo legal de los Jaguars, su despido violó la legislación de Informantes del Sector Privado de Florida, dice la demanda.

Lambo, el cuarto pateador más certero de la historia de la NFL, falló un intento de gol de campo en cada uno de los dos partidos de pretemporada de Jacksonville.

Durante un entrenamiento en agosto, antes del último partido de exhibición en Dallas, Lambo dijo que se estaba estirando cuando Meyer se acercó, lo pateó en una pierna y le dijo: “¡Hey (grosería), acierta tus (grosería) patadas!”.

El jugador indicó que le había pedido a Meyer que no lo volviera a patear, pero que el estratega respondió: “Soy el entrenador en jefe. Yo pateo a quien se me dé la (grosería) gana”.