Joel Glazer, copropietario del Manchester United, tomará la decisión final sobre el futuro de Cristiano Ronaldo con el club, dijo una persona enterada de la situación.

La permanencia de “CR7” en el United parece insostenible después de que el astro se dijo “traicionado” por el equipo durante una entrevista.

Asimismo, el futbolista añadió que no sentía respeto alguno por Erik ten Hag, el técnico del United.

Muchos han considerado las declaraciones como una vía por la que Cristiano intenta obligar a que el United lo transfiera inmediatamente después del Mundial.

Pero será Glazer quien tenga la última palabra sobre la venta del jugador.

Y debe ser el agente de Cristiano Ronaldo, Jorge Mendes, quien presente propuestas de otros clubes para adquirirlo, dijo a The Associated Press, la persona enterada de la situación.

El club respalda la decisión técnica

La persona dijo también que la jerarquía del United ha respaldado las decisiones de Ten Hag relacionadas con el jugador.

Incluyendo la de ordenar que se entrenara por separado respecto del resto del plantel después de que se negó a ingresar como suplente el mes pasado, en un encuentro ante el Tottenham.

Lee también: Cristiano Ronaldo rompe el silencio: ‘Me siento traicionado’

Para el partido del domingo ante el Fulham, Cristiano Ronaldo fue excluido del plantel.

Hubo rumores de que Cristiano Ronaldo se marcharía del United, incluso antes de que iniciara la temporada.

También atacó a la familia Glazer

En los fragmentos de la entrevista que se dieron a conocer el domingo por la noche, Cristiano criticó duramente a Ten Hag, la familia Glazer y el equipo en general

“No tengo respeto (por Ten Hag) porque él no me respeta a mí”, dijo Cristiano al entrevistador Piers Morgan. “Si tú no me respetas, jamás te voy a respetar”.

Los dirigentes del United han dicho que tienen que ver la entrevista completa.

Afirmaron que desconocían que ésta se había realizado sino hasta el domingo, cuando comenzaron a difundirse los fragmentos.

Ya se especuló sobre su salida

Pero una potencial salida se complica ante el número reducido de clubes que pueden costear el salario del jugador: 590 mil dólares por semana.

Al portugués le restan seis meses en su contrato, y los abogados del United revisan la entrevista explosiva que dio el veterano de 37 años, para determinar la postura legal del club, dijo una persona al tanto de la situación.