Los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, vivieron un momento especial cuando durante la premiación de la competencia de esgrima y con el himno de los Estados Unidos de fondo, uno de los atletas de arrodilló.

Race Imboden, del equipo de esgrima de Estados Unidos realizó el acto como protesta a los recientes ataques de odio que se han desatado en su país.

La foto de él arrodillado y sus compañeros parados le dio la vuelta al mundo. El propio Imboed ha confesado que realizó tal acto “por las múltiples deficiencias del país que aprecio tanto en mi corazón”.

En su cuenta de Twitter, el atleta, quien se llevó el oro junto con su equipo en florete, escribió que en Estados Unidos hay serias “deficiencias” en torno al control de armas y el maltrato de inmigrantes.

El esgrimista fue más allá al acusar que el presidente, Donald Trump, difunde el odio y está en la cima de una “larga lista” de problemas.

“Elegí sacrificar mi momento hoy en la cima del podio para llamar la atención sobre los problemas que creo que deben abordarse. Animo a otros a utilizar sus plataformas para el empoderamiento y el cambio”, escribió.

¿Qué opinas?

TE RECOMENDAMOS LEER: La historia de La Dama del Silencio, la luchadora que tristemente ganó fama como ‘La Mataviejitas’