21

juegos tiene con la Selección Nacional


No lamenta su paso por México y nunca entendió la falta de minutos en León, pero el atacante mexicano confía en recuperar su nivel jugando para el Rayo Vallecano e ir a la Copa del Mundo con México


"Decidí venir al Rayo en parte por eso, para jugar y estar en una liga exigente como es la española, pero, sobre todo, para llegar en forma al Mundial"

Nery Castillo

Jugador del Rayo Vallecano

Estar de vuelta en Europa le devuelve la confianza y la tranquilidad a Nery Castillo. El nuevo jugador del Rayo Vallecano toma este reto con buena actitud: es amable, hace equipo con sus compañeros y, sobre todo, sigue firme en su propósito de volver a jugar para la Selección Nacional.

Castillo asegura que se siente como un nuevo jugador y que le ilusiona haber llegado a una liga en la que pudo haber participado anteriormente, pero diversas circunstancias se lo impidieron. 

Convencer a José Manuel de la Torre para que lo convoque a vestir nuevamente la playera verde del Tri también está en la cabeza del delantero potosino.

Reporte Indigo platicó con el exjugador de equipos como Olympiacos, Shaktar, Manchester City, Pachuca y León. 

Durante la entrevista, Nery Castillo tocó el tema de su salida de los Panzas Verdes y de sus ganas de jugar en el Rayo. 

Y su ansiado debut podría ser este fin de semana, cuando el Rayo reciba en el Estadio Teresa Rivero al conjunto del Levante.

> Reporte Indigo. ¿Por qué abandonar el futbol mexicano?

Nery Castillo. Firmé en México por tres años y terminé la primera temporada. Todo surgió porque mi hermano, quien es mi representante, y Paulo Acosta, hermano de un compañero en Grecia, empezamos a hablar de venir a España como si fuera broma, ya que con dos años de contrato en México mi intención era seguir allá. Pero de las palabras se llegó a la ilusión, ya que me propusieron ir a una liga donde no había jugado y donde siempre sueñas estar. Cuando salí de Ucrania, hubo dos equipos españoles que me siguieron, pero Olympiakos no aceptó las ofertas. Ahora jugar en el Rayo significa un paso adelante en mi carrera.

> RI. ¿Cómo te sientes en el Rayo Vallecano?

NC. La verdad es que es un grupo muy sano, muy bueno. Desde que llegué, me recibieron genial, me integré rápido y nos contagiamos del buen ambiente que hay en Vallecas.También me ayudó a ello que hablara antes de entrar en el equipo con Paco Jeméz, nuestro entrenador.

> RI. ¿Qué tal estás de tu lesión?

NC. Por suerte ya estoy en la fase final de mi recuperación. Espero que en menos de dos semanas pueda estar al 100 por ciento. Vine lesionado de México, pero por suerte, y gracias a los preparadores físicos del Rayo, hemos rebajado el tiempo fuera de actividad.

> RI. ¿Cómo definirías tu paso por el futbol de México?

NC. Allá se juega Clausura y Apertura. En el Apertura que disputé con Pachuca nos dirigía Hugo Sánchez, y por desgracia para mí, empezaron a llegar otros jugadores y tuve poca presencia. Nos quedamos solo a un punto de jugar la Liguilla. Justo en ese momento se tuvo que ir también (Raúl) Tamudo, y se notó su ausencia. Empatamos muchos partidos y fue un poco caótica la situación vivida allá, ya que también dieron de baja a Hugo. No le dieron tiempo a trabajar, y decidí irme. Tuve un segundo semestre en León, y lo que jugué lo hice bastante bien.

> RI. ¿Qué impidió que salieran mejor las cosas allá?

NC. Supongo que fue la adaptación al equipo, pero, sobre todo, no entrar en los planes del míster (entrenador), lo que hizo que la situación no fuera buena y buscara una salida para jugar partidos, sobre todo este año, que es víspera de Mundial, y donde busco tener minutos para ser llamado a la Selección.

> RI. ¿Te arrepientes de haber ido a jugar a México?

NC. No, para nada. La verdad es que me fue bien, hablé con el presidente del León y llegamos a un acuerdo mutuo para salir. 

Yo estaba muy tranquilo, ya que el primer semestre era de adaptación. Sabía que me tenía que acostumbrar al equipo. Ya en el segundo semestre estuve mejor. No jugué todo lo que tenía que haber jugado por otros motivos, por el entrenador que tenía, ya que tenía a sus jugadores predilectos, y otras cosas raras sobre las que no quiero entrar en detalles.

> RI. ¿Qué cosas raras?

NC. Yo no entré en el equipo porque no era de confianza del míster. 

Entré con ilusión, pero no sé por qué me fue apartando poco a poco. 

Quería jugar e intentaba hablar con el míster, pero la comunicación era prácticamente nula. Cuando me fui de allá, aún me preguntaba por qué me fue tan mal.

> RI. ¿A qué crees que se deba el mal momento de la Selección?

NC. Son momentos difíciles porque México está acostumbrado a ganar los partidos de clasificación de forma fácil contra equipos de Centroamérica, ganar por cinco o más goles de diferencia. El futbol ha cambiado, los rivales te juegan de forma diferente, te conocen cada vez más, creo que se juntó todo eso. Pero  siento que solo es un bache. La Selección tiene un gran potencial, cada vez hay más jugadores que juegan acá en España y sacarán esto adelante. Lo van a sacar, sin duda.

> RI. ¿Te ves en Brasil?

NC. Decidí venir al Rayo en parte por eso, para jugar y estar en una liga exigente, pero, sobre todo, para llegar en forma al Mundial. Hay grandes jugadores y una gran competencia, la liga española es un gran escaparate para llamar la atención del míster de cara a ser seleccionado.