75

Puntos suman ambos equipos en la cima de la Liga Española

Lionel Messi es de otro planeta. Las circunstancias y las estadísticas dan la razón a quienes lo piensen así, después de decidir el Clásico Español en favor del Barcelona y anotar el 3-2 definitivo sobre Real Madrid ayer en el Santiago Bernabéu.

Como colofón a un emocionante encuentro, “La Pulga” le dio al Barça la oportunidad de continuar en la pelea por la Liga Española a cinco jornadas del final, al empatar en puntos a los Merengues con un total de 75 en la punta general, pero con mejor diferencia para los culés.

Sin embargo, al Madrid aún le queda un partido pendiente ante el Celta de Vigo, por lo que sigue dependiendo de sí mismo para coronarse en el balompié español.

Carlos Casemiro marcó el primer gol del encuentro luego de empujar una pelota que Sergio Ramos estrelló en el poste.

Posterior a ello, vendría el empate de Messi, quien tras recibir en la frontal del área con perfil zurdo, eludió a los marcadores centrales del Madrid con recorte con la pierna derecha y después puso un zurdazo al rincón izquierdo de Keylor Navas.

En la segunda parte vendrían más emociones teniendo como principales atractivos a los porteros Navas y Marc André-Ter Stegen, quienes en total intervinieron en 18 definiciones para evitar la caída de sus respectivas porterías.

No obstante, el croata Ivan Rakitic puso el 2-1 con un golazo de pierna izquierda. Con 10 minutos por jugarse, Sergio Ramos salió expulsado por una barrida discutida sobre Messi y minutos después, con inferioridad numérica, el Madrid empató por conducto de James Rodríguez, quien remató a placer un centro del lateral Marcelo.

Fue en tiempo de compensación cuando Messi anotó prácticamente como un “penal en movimiento”, luego de recibir pase raso por la izquierda, vía Andrés Iniesta.

Para Messi representó su gol 500 con la camiseta azulgrana y el número 23 en Clásicos.