Un percance con un corcho cuando celebraba su histórica victoria de etapa en el Giro de Italia provocó que Biniam Girmay abandonase la carrera el miércoles.

El eritreo se convirtió en el primer hombre de África en ganar una etapa en una de las tres grandes vueltas del ciclismo mundial al superar a Mathieu van der Poel en el sprint final de la décima etapa el martes.

Pero acabó en un centro médico local por la herida causada tras el impacto en un ojo del corcho de una botella de prosecco que abrió para celebrar en el podio.

Girmay, de 22 años, festejó con sus compañeros del equipo Intermarché-Wanty-Gobert Matériaux, tras regresar del hospital.

“Cuando volví del hospital, tras el mal momento, pude disfrutar un rato con mis compañeros, los colaboradores, todos”, dijo Girmay en un video difundido por las redes sociales del equipo.

Lee también: El Giro de Italia se empieza a mover

“Estoy muy feliz ahora mismo. Quedé algo triste por lo ocurrido con la champaña, pero al volver al hotel todos estaban muy contentos”.

“Tenía algo de miedo pero cuando vieron que yo estaba bien hemos pasado un buen rato. Pero hoy no he podido estar en la largada de la carrera por mis ojos, necesito algo de descanso para que el ojo esté bien. Ahora me siento, nos veremos pronto”.

En marzo, Girmay se convirtió en el primer corredor de un país subsahariano que gana una clásica de un día al consagrarse en la Gante-Wevelgem.