La campeona olímpica Simone Biles y decenas de otras mujeres que denunciaron haber sido víctimas de abuso sexual por Larry Nassar reclaman al FBI más de mil millones de dólares por no haber actuado en contra del ex doctor del equipo nacional cuando la agencia recibió las primeras acusaciones en su contra, dijeron abogados el miércoles.

Agentes del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos en 2015 sabían que Nassar había sido acusado de cometer abusos contra las gimnastas, pero no supieron responder y el doctor pudo seguir abusando a las jóvenes deportistas durante más de un año.

Nassar se declaró culpable en 2017 y purga condenas de décadas en prisión.

“Llegó el momento de que el FBI asuma responsabilidad”, dijo Maggie Nichols, una campeona nacional de gimnasia en la Universidad de Oklahoma entre 2017-y 2019.

Al amparo de la legislación federal, el FBI tiene un plazo de seis meses para responder a los agravios presentados el miércoles.

Vale decir que entre las casi 90 demandantes figuran Biles, Aly Raisman y McKayla Maroney, todas ganadoras de preseas olímpicas de oro, según Manly, Stewart & Finaldi, una firma de abogados de California.

“Si el FBI hubiera cumplido con su trabajo, se le hubiera puesto alto a Nassar antes que pudiera abusar a cientos de chicas, incluyéndome”, dijo Samantha Roy, ex gimnasta de la Universidad de Michigan.

Lee también: Desgarrador testimonio de Biles: ‘sabían que Nassar abusaba de mí’

Por su parte, la Federación de Gimnasia de Estados Unidos, con sede en Indianápolis, notificó a agentes de la oficina local del FBI en 2015, que tres gimnastas habían sido víctimas de abusos por Nassar, pero el organismo no abrió una investigación formal y tampoco notificó a las autoridades federales o estatales, según el inspector general del Departamento de Justicia.

Agentes del FBI en Los Ángeles abrieron en 2016 una investigación sobre turismo sexual contra Nassar e indagaron a varias víctimas, pero tampoco alertaron a las autoridades de Michigan, dijo el inspector general.

No fue hasta el otoño de 2016 que Nassar fue arrestado dentro de una investigación de la Universidad Estatal de Michigan. Nassar se desempeñaba como doctor de la universidad.

En declaraciones al Congreso el año pasado, el director del FBI Christopher Wray reconoció graves errores.

“Lamento mucho que había gente en el FBI que pudieron haber frenado a este monstruo en 2015 y no supieron hacerlo. Y eso es inexcusable”, dijo Wray ante las víctimas en una audiencia del Senado.