El quarterback de los Pittsburgh Steelers, Ben Roethlisberger anunció su retiro de los emparrillados el jueves, bajando el telón a una carrera de 18 temporadas, dos campeonatos del Super Bowl, múltiples récords de la franquicia y muy probablemente un sitio en el Salón de la Fama.

Lee también: Tom Brady sobre su futuro en la NFL: ‘Lo decidirá mi familia’

A través de un emotivo video que compartió en sus redes sociales, el “Big Ben” dijo adiós a sus compañeros, entrenadores y aficionados, agradeciendo por todo lo que vivió desde su etapa como colegial, a lo largo de su brillante carrera profesional y lo vivido en su último encuentro con los “Acereros”.

“El viaje ha sido emocionante, impulsado por un espíritu de competencia. Sin embargo, ha llegado el momento de limpiar mi casillero, colgar mis zapatos y continuar siendo todo lo que puedo ser para mi esposa e hijos. Me retiro del fútbol como un hombre verdaderamente agradecido”.

“No sé cómo plasmar en palabras lo que el fútbol americano ha significado para mí y la bendición que ha sido. Pero tengo la seguridad que lo he dado todo. Estoy abrumado con gratitud por todo lo que me ha dado”, añadió.

Roethlisberger se despide como uno de los jugadores más icónicos de los Steelers, tras ser reclutado en la primera ronda en el Draft del 2004, procedente de la Universidad de Miami, Ohio. A lo largo de 18 campañas se apoderó con la totalidad de los récords del equipo para la posición de QB con 5, 440 pases completos de 8, 443 intentos para 66, 088 yardas con 418 pases de touchdown contra 211 intercepciones en temporada regular.

El “Big Ben” fue elegido al Pro Bowl en seis ocasiones, también se hizo acreedor al premio del “Novato Ofensivo del Año” en el 2004, lideró a la NFL en yardas por pase dos veces en su carrera, en las campañas del 2014 y 2018.

Desafortunadamente a diferencia de su trayectoria profesional, en el ámbito personal, su vida no se ha salvado del escándalo, pues fue acusado dos veces de agresión sexual, primero en 2009 y luego en 2010, pero gracias a un acuerdo fuera de la corte libró una demanda civil en su contra por un incidente en Lake Tahoe in 2009.

Después de que una mujer en el estado de Georgia aseguró que el quarterback le agredió en un bar en marzo de 2010, pero la fiscalía no presentó cargos en su contra. La NFL lo suspendió al inicio de la temporada de 2010 por quebrantar el reglamento de conducta personal de la liga y reapareció para llevar a Pittsburgh al Super Bowl, uno que perdieron ante Green Bay.