La temporada 2021 de la NFL ya arrancó y desde la Semana 1 comienzan las batallas entre los llamados “pesos pesados”, los equipos que están destinados a pelear por el Super Bowl.

De inicio, los duelos más destacados de la jornada dominical estarán en la Conferencia Americana, que pinta para tener verdaderas batallas épicas cada semana.

Primero, a las 12:00 horas, los Buffalo Bills y su poderosa ofensiva recibirán los Pittsburgh Steelers y a las 15:25 horas, Kansas City recibirá a Cleveland.

Pero vamos primero con los Bills. Después de lanzar para más de 4,500 yardas, 37 pases de touchdowns y llevar a su equipo de regreso a una final de Conferencia por primera vez desde 1995, el joven quarterback Josh Allen firmó en julio pasado una extensión por 6 años y 258 mdd.

Ahora, será momento de demostrar que vale cada centavo y qué mejor que ante los Steelers de Pittsburgh, cuya defensiva es de élite y más con T.J. Watt, quien se arregló ayer con el equipo por 4 años y 112 millones de dólares.

Si los Steelers pretenden ganar, necesitarán encontrar la manera de contener a Allen. Las últimas dos temporadas lo lograron parcialmente, limitando a los Bills a 21.5 puntos en promedio. Pero no fue suficiente.

Asimismo, los problemas de Pittsburgh siguen siendo los mismos: una ofensiva plagada de interrogantes y que inicia a cuatro nuevos integrantes en una línea ofensiva encargada de proteger a un Ben Roethlisberger de 39 años.

Por su parte, entre Chiefs y Browns hay cuentas pendientes. Cleveland buscará demostrar que no fue casualidad el gran juego que le dieron a Kansas City en los Playoffs pasados y que deben ser tomados en cuenta como uno de los equipos más fuertes de la AFC.

A su vez, los Chiefs, tras una desastrosa actuación en el Super Bowl LV, quieren dar un golpe de autoridad en su conferencia y probar que son el favorito número uno para volver al “Juego Grande” de la NFL.

Comienzan era sin Brees en Conferencia Nacional de NFL

En la Conferencia Nacional, el duelo más atractivo será entre los New Orleans Saints ante los Green Bay Packers, el cual, representa un nueva era para los primeros.

Sí, tras más de 15 años en los controles, la ofensiva de New Orleans no tendrá a Drew Brees y la primera prueba no será nada sencilla, pues van ante unos Packers hambrientos por volver a la final de la Conferencia Nacional por tercer año consecutivo y en 2020 fueron la ofensiva número uno de la NFL.

También puedes leer: Sí, díganle G.O.A.T; Brady guía una remontada más ante Dallas