La escasez de jugadores que enfrenta el club Burnley debido a contagios de coronavirus y lesiones ha ocasionado el aplazamiento de su partido de la Premier League ante el Leicester. La liga inglesa aceptó el argumento de los “vinotintos” de no tener disponibles los jugadores suficientes para el encuentro del sábado 15 de enero.

Se trata del 20mo partido de la liga de Inglaterra en ser pospuesto desde el 12 de diciembre debido por el confinamiento de futbolistas. El Burnley, que enfrenta el descenso, de antemano ha disputado tres juegos menos que el Norwich, que se ubica un punto debajo en el último lugar.

Los brotes de COVID-19 continúan impactando a otros clubes. El Chelsea descartó a su defensor Andreas Christensen para el partido del sábado ante el Manchester City mientras cumple una cuarentena. Mientras que los “Citizens” también registraron nuevos contagios, si bien el técnico Pep Guardiola no reveló cuántos ni quiénes son.

“Tenemos algunos casos nuevos pero ellos desean privacidad, por lo que yo no se los puedo decir”, declaró Guardiola en una conferencia de prensa.

Lee también: Manchester City amplía su ventaja como líder en la Premier League

Los líderes de la Premier no contaron con 21 personas, incluyendo a Guardiola y siete jugadores, en la victoria de 4-1 del viernes pasado frente al Swindon en un duelo de la tercera ronda de la FA Cup. Algunos de ellos desde entonces han dado negativo en las pruebas.

“Algunas personas están de regreso, algunas dieron positivo de nuevo. Cuando uno da negativo dos veces está de regreso. De otra forma se queda en casa”, detalló Guardiola.