Alexa Moreno ha dejado atrás las inseguridades que vivió en Río 2016. De cara a la final en de salto de caballo del próximo domingo asegura que sabe lo que tiene qué hacer.

“En la final solo tengo que sentirme más cómoda conmigo misma y con el caballo; lo importante es caer bien. Se lo que tengo que hacer y que mi nivel es alto. Cualquier lugar que ocupe me hará sentir muy satisfecha”, dijo Moreno en entrevista con el sitio del Comité Olímpico Mexicano.

Alexa habló sobre cómo vivió la competencia hace cuatro años y cómo en Tokio fue algo completamente diferente.

“En la clasificatoria no estaba tan nerviosa como en Río 2016; recuerdo que en esa ocasión me empezó a doler la rodilla después de la rutina de piso, eso me hizo sentir inseguridad y saltar medio raro en el caballo. En Tokio me sentí bien, la experiencia fue mucho mejor de lo que esperaba”, comentó la seleccionada.

Moreno es la primera mexicana desde Denise López (Sydney 2000) que clasifica a una final olímpica en gimnasia artística, algo que considera histórico.

“Ahora tengo madurez competitiva, me siento muy tranquila porque cambia tu forma de ver las cosas. Ahora puedo relajarme un poco más y disfrutar la competencia”.

Lee también: Alexa Moreno, la gimnasta mexicana clasifica a la final de salto de caballo en Tokio 2020

Por su parte, Alfredo Hueto, su entrenador, aplaudió el desempeño de su pupila.

“Me dijo que ya extrañaba estar en una final olímpica y que estaba orgulloso de mi por haber llegado tan lejos después de todo lo que pasamos”, finalizó.

Estos Juegos Olímpicos representan la primera vez que habrá representantes mexicanas en las distintas modalidades (artística, rítmica y de trampolín), gracias a Alexa Moreno, Dafne Navarro y Rut Castillo.

Navarro también se instaló en la final de trampolín, primera latinoamericana en hacerlo, y quedó en la octava posición.